Ruta por los restos de la Guerra Civil en la Comunidad de Madrid y Guadalajara

Vestigios y restos de la Guerra Civil española en la Comunidad de Madrid y Guadalajara

Restos de la Guerra Civil en la Comunidad de Madrid
Restos de la Guerra Civil en la Comunidad de Madrid
Última actualización:

La Guerra Civil enfrentó a los españoles durante tres años y nos dejó en la ciudad de Madrid y en toda la Comunidad de Madrid varios vestigios y construcciones debido a las batallas producidas para intentar tomar la capital durante los primeros meses de la guerra y después durante toda la Guerra Civil Española. La Sierra de Guadarrama, la batalla del Agua, las batallas del Jarama o de Brunete aparte de la Guadalajara nos dejan varios lugares interesantes para visitar los restos y vestigios de la Guerra Civil por toda la Comunidad de Madrid.

Restos de la Guerra civil en la Comunidad de Madrid

Vestigios en la Sierra y el frente de Guadarrama

Los primeros combates se realizaron en la Sierra de Guadarrama y de Somosierra en los inicios de la Guerra Civil en 1936. Se denominó Batalla del Agua y lo constituía la línea de frente de Somosierra, comprendía los pueblos de Piñuécar a Gandullas. Piñuécar, a unos 80 km de Madrid, tuvo gran importancia por la existencia del Cerro de Piñuécar (1.222m). Aquí las fuerzas enfrentados una vez estabilizado el frente fueron unos 10.000 hombres en cada bando hasta el final de la contienda. Situado a pocos metros del pueblo de Piñuécar, en su cima nos encontramos un fortín de amplias dimensiones compuesto de dos habitáculos: la zona de Observación y la zona de planos y vida.

Seguimos hacia el Cabeza Velayos, a 1.080m de altura, conocida también como la Peña del Alemán en memoria de Max Salomón, herido gravemente en esta posición durante los combates para la defensa de Buitrago en los primeros días de la Guerra Civil, era la base del despliegue republicano que logró detener las tropas del Coronel García Escámez en su intento de apoderase de las fuentes de abastecimiento de agua a Madrid. En la cima junto al fortín para ametralladoras encontramos lo que fue una especie de refugio de tropa en estado ruinoso. Todo el conjunto está rodeado de trincheras que por su profundidad parecen ser de comunicación (para moverse a los puntos fuertes o líneas de defensa). Luego continuamos hasta el helipuerto (construcción moderna) y al pueblo de Gandullas. En total son 11 kilómetros de ruta.

La Peñota

Otro frente de la Guerra Civil es el de Guadarrama, que también estuvo activo en los primeros meses de 1936. Encontraremos diferentes vestigios como trincheras, nidos de ametralladora, pozos de tirador, refugios y algún búnker . El clásico es el de detrás del restaurante del Alto del León.  Cerca está la cumbre de Cabeza Líjar una cima de 1.824m, situada estratégicamente entre las provincias de Madrid, Segovia y Ávila, de ahí la importancia estratégica para ambos bandos.  Los cerros de Piñonero, Cabeza Lijar, La Gamonosa o la Sevillana aún mantienen intactos puestos de mando de hormigón, refugios catenaria, nidos de ametralladora, parapetos de piedra seca, del bando nacional. Mientras, Cerro Santo, La Salamanca o Álamos Blancos mantienen construcciones republicanas, más caseras y toscas, hechas de piedra seca y sin argamasa, pero de importante valor histórico. La ruta son 13km, con unos 600 metros de desnivel acumulado y circular.

La batalla del agua en Paredes de Buitrago

Continuamos con la batalla del Agua, ubicado en el municipio de Paredes de Buitrago a 66 km de Madrid, tuvo una gran importancia durante la Guerra Civil ya que la defensa de los dos embalses principales que surtían a la capital, Puentes Viejas y el Villar, era vital para el abastecimiento de agua a Madrid. Debido a esto se construyeron trincheras, nidos de ametralladoras, refugios y puestos de mando, que hoy día se mantienen en un muy buen estado de conservación. En definitiva, algo tan esencial como es el abastecimiento de agua provocó que se dedicaran a defender esta zona creando el Frente del Agua. El Cerro Pelado quedó dividido en los dos bandos: la cara sur, ocupada por los republicanos, y llamada “Loma Quemada” y la cara norte tomada por el ejército de Franco, conocida como “Loma Verde”. Son unos 12 kilómetros si vamos a la Presa de Puentes Viejas o 9 kilómetros si prescindimos de ella y nos suele llevar toda la mañana recorrerla. Podeis ir a visitar el centro de interpretación que está en Paredes de Buitrago para más información.

Frente del agua - Lomo Quemada 5
Frente del agua – Lomo Quemada 5

A pocos kilómetros de Paredes de Buitrago está el restaurante asturiano El Tascón, en la entrada del Valle Medio del Lozoya en el pueblo el Cuadrón, menús del día, platos y recetas tradicionales. Conviene reservar pues no atienden a más de 30 comensales al ser reducido el espacio.

Bustarviejo y su penal

Es el mejor conservado de los nueve Campos de Trabajo Forzado de la dictadura de Franco y se encuentra a 62 kilómetros de Madrid. El destacamento penal de Bustarviejo ocupó entre 1944 y 1952 a los presos destinados a trabajos forzados en la construcción de las vías del tren Madrid-Burgos. La mayoría de los presos eran represaliados que lucharon por el bando republicano en la Guerra Civil, mezclados con presos comunes condenados por delitos graves.  La estructura principal del campo incluye 3 grandes recintos donde se hacinaban los presos, el patio, la cocina, el economato, las letrinas, los despachos y dormitorios de la policía. En su entorno se encuentran las garitas de vigilancia, la celda de castigo, la Casa del Teniente, las cuadras, los polvorines, la caseta de herramientas y la cantera. Además puedes ver los dos túneles que construyeron y varios kilómetros de línea férrea.

Penal de Bustarviejo
Penal de Bustarviejo

También o puede gustar el conjunto de fortificaciones de Los Yesares en Pinto. Se trata de una pequeña loma yesífera ubicada en el margen derecho del arroyo Culebro y de la Cañada Real Galiana. Sobre ella se han documentado cuatro fortines mixtos de hormigón y un conjunto de estructuras excavadas en el terreno que incluye trincheras abrigos, pozos de tirador y un refugio.

Por cierto, os recomendamos visitar por la zona la cascada del Cancho de Navalafuente.

El Bunker del Parque del Capricho en la capital

Llamado búnker de la Posición Jaca, es uno de los bunkers mejor conservados de Europa. Está situado a 15m bajo el Parque del Capricho y se extiende por unos 2.000 m2. De bando republicano, fue utilizado por el general José Miaja, que uso como residencia el palacio anexo hasta 1938. Este bunker era aprueba de bombardeos y podía utilizarse para alojamiento de tropas por su capacidad, ya que tuvo en su momento hasta 10 pabellones. Se requiere reserva previa para su visita.

Bunker El Capricho
Bunker El Capricho

Morata de Tajuña, Arganda y Rivas. La Batalla del Jarama

La batalla del Jarama tuvo lugar en las proximidades del curso medio del río Jarama, entre los días 5 y 25 de febrero de 1937. El objetivo de los nacionales era aislar Madrid de Valencia mediante  una rápida maniobra que le permitiese cortar la carretera que une ambas ciudades, y está englobada en la batalla para la captura de Madrid. 70.000 soldados y 16.000 bajas  en ambos bandos. Fue una de la más cruentas batallas de la Guerra Civil y tras ella se fortificó la zona en 1938. Por eso hay muchos restos y fomenta el  ‘turismo de trinchera’ por la zona. Tienes la colina del Suicidio y el alto del Pingarrón como símbolos de la batalla, de hecho en Morata de Tajuña recrean todos los años la famosa batalla y además cuenta con un museo (que además es restaurante) en la calle Carmen, 16 (Mesón Restaurante ‘El Cid’).  Entre Morata de Tajuña, Rivas y Arganda del Rey, están los principales restos materiales que se sitúan en las zonas de La Poveda, donde se localizan varios fortines, y El Valle, con fortines, fortificaciones, refugios y puestos de mando, y abundantes trincheras, como las del arroyo de Torilejos, donde se apostaban las fuerzas del Ejército nacional, y la Dehesa del Carrascal. Algunos de estos restos son excepcionales, como la colina fortificada del paraje de Valparaíso, que conserva una serie de galerías subterráneas, el puesto de mando y varios fortines situados junto a las vías del antiguo tren.

Museo Batalla del Jarama
Museo Batalla del Jarama en Morata de Tajuña

En Arganda del Rey hay un monumento a las Brigadas Internacionales en un cerro cercano a la “vía verde” usada por ciclistas y senderistas. En el cerro del Melero han reconstruido un tramo de trincheras y zona defensiva republicana de 1938, que hicieron tras la batalla del Jarama , además por la zona hay un Centro de Interpretación en Rivas Vaciamadrid sobre el papel del batallón de los voluntarios internacionales. Se puede visitar los restos bélicos y del antiguo pueblo abandonado tras la Guerra Civil. Hay centenares de metros de trinchera en la zona de la laguna de El Campillo, tres fortines situados junto al puente ferroviario de La Poveda y restos en Casa de Peña Blanca (Soto de las Juntas). Se puede visitar sin reserva.

Brunete, Valdemorillo y Quijorna. La Batalla de Brunete

La batalla de Brunete fue otra de las más sangrientas de la contienda (casi 40.000 bajas) y tuvo lugar en los alrededores de este pueblo cercano a Madrid, desde el 6 al 25 de julio de 1937. Esta ofensiva del bando republicano tenía como objetivo embolsar a las fuerzas del bando nacional que presionaban Madrid y también evitar la toma de Santander.

Cerca de Quijorna en dirección norte, al llegar a la zona de los restos de los famosos hornos de cal se divisa a mano derecha un búnker en lo alto de una colina. Luego iremos en dirección al campamento de La Peña. A retaguardia de las posiciones de la Cota 640 y Loma Quemada, a unos 2 kilómetros de la línea de frente en el Perales.  Luego podemos visitar la Casa de los Llanos, lugar de planificación de la batalla del bando republicano. En el propio Brunete, en la Plaza Mayor, en su iglesia todavía pueden verse los impactos de bala y metralla. El pueblo fue reconstruido tras la contienda. En su cementerio tuvo lugar la última parte de la batalla. También está el bunker republicano en Valdemorillo, que aparte de la naturaleza, obtenemos la vista más espectacular de todo el campo de batalla, aquí dio comienzo el avance del ejército republicano del 6 de julio de 1937.

Blockhaus 13 de Colmenar del Arroyo

El Blockhaus 13 de Colmenar del Arroyo, vigilando la carretera de Colmenar del Arroyo hacia Navalagamella, suficientemente equipado como para resistir grandes bombardeos y un numeroso contingente. Se planearon la construcción de 22 a finales del 38 tras Brunete, pero  tan sólo se pudo completar uno por el cercano desenlace de la Guerra Civil. Os lo recomendamos ya que su diseño compuesto por cuatro nidos semiesféricos conectados y una banqueta para arrojar bombas de mano en el patio interior, es único. Está al lado de la M-510 y además si vais con tiempo podéis pasar por las únicas instalaciones de la NASA en territorio español yendo por la carretera de Colmenar hacia Robledo de Chavela (a sólo 7 km de distancia). Se trata de Madrid Deep Space Communications Complex, construido en los sesenta para el estudio del espacio profundo y que es visitable.

Blockhaus 13
Blockhaus 13

Restos de la Guerra civil en Guadalajara

Brihuega y Trijueque. La Batalla de Guadalajara

La batalla de Guadalajara se disputó a continuación de la del Jarama, del 8 de marzo al 23 de marzo de 1937 entre el CTV italiano y el Ejército Popular. Las localizaciones para esta excursión son Torija, los palacios de Don Luis o de Ibarra, Brihuega o Trijueque. Los palacios quedaron en ruinas y no queda nada de la batalla pero os queremos resaltar que el 14 de marzo de 1937, el Palacio de Ibarra, ubicado en Brihuega, se hizo tristemente famoso al convertirse en una “guerra civil” dentro de la Guerra Civil, al enfrentarse el Batallón Garibaldi de la XII Brigada Internacional, leal a la República Española contra la 2.ª Bandera Fiamme Nere del Cuerpo de Tropas Voluntarias del General Coppi (CTV), tras nueve horas de batalla perecieron casi todo los integrantes de la bandera Fiamme Nere.

Campos de lavanda de Brihuega
Campos de lavanda de Brihuega

El segundo objetivo era tratar de encontrar algún tipo de fortín, block-haus o refugios, pero según nos contaron, las trincheras fueron eliminadas por los propios agricultores para dedicarlas a labores de cultivo. Para verlas hay que ir a la sierra donde quedan algunos vestigios de ingeniería militar.

Datos prácticos

Antes de partir