Visita al bunker el Capricho (Un vestigio de la Guerra Civil en Madrid)

Situado en el Parque el Capricho, en la Alameda de Osuna en Madrid, es uno de los pocos vestigios casi intactos y el bunker mejor conservado de la Guerra Civil española

Parque el Capricho
Parque el Capricho
Última actualización:

A las afueras de Madrid hay una zona verde, con mucha historia y que esconde muchos secretos, el más preciado es la Posición Jaca, nombre en clave del que fue el Cuartel General del Ejército Republicano del Centro. Si quieres revivir la historia de la Guerra Civil y ver uno de los mejores búnkeres conservados de toda España y Europa, tienes que visitar el búnker de El Capricho en Madrid.  Se puede decir que el búnker de “El Capricho” es uno de los pioneros en la historia bélica en lo que se refiere a refugios antiaéreos para Estados Mayores ya que algo similar no se vería hasta la Segunda Guerra Mundial en el búnker de Berlín (destruido por los soviéticos y tan famoso ahora por la película El Hundimiento) o las Cabinet War Rooms de Londres.

El bunker el Capricho

La historia del parque el Capricho

El parque de El Capricho, situado en el distrito de Barajas y con una extensión de 14 hectáreas, es el único jardín del romanticismo que se conserva en Madrid. Su construcción se la debemos a los deseos de la duquesa de Osuna por tener una villa de recreo. Doña María Josefa de la Soledad Alonso Pimentel, era mecenas de artistas, toreros e intelectuales. Su marido, don Pedro Alcántara, IX Duque de Osuna, era un enamorado de la literatura y de la música, siendo miembro de la Real Academia de la Lengua Española y juntos edificaron su casa palacio los Duques de Osuna de estilo arquitectónico neoclásico y con unos jardines muy artísticos.

Parque el Capricho
Parque el Capricho

La construcción de este jardín, considerado uno de los más bellos parques de la capital española, se desarrolló entre 1787 y 1839. El nivel y la calidad de su construcción es altísimo dado que trabajaron los mejores jardineros reales de las coronas española y francesa como Jean Baptiste Mulot, quien venía de trabajar en Versalles. Tiene tres zonas ajardinadas, el parterre o jardín francés, el paisaje inglés la de mayor extensión y el giardino italiano. Durante la Guerra de la Independencia, el recinto sufrirá graves daños al utilizarlo el general francés Agustín Belliard como campamento.

La Guerra Civil y la construcción del búnker

Durante los primeros meses de la guerra, el Parque El Capricho, en Alameda de Osuna, al noreste de la capital, fue incautado por el Socorro Rojo Internacional para construir un hogar-escuela modélico para los hijos de los obreros. Sin embargo, la escalada del conflicto motivó que el jardín se convirtiese en una base militar para concentrar los tanques soviéticos T-26 que Stalin enviaba como apoyo a la República. En ese periodo fue cuando se ordenó construir un búnker subterráneo en las inmediaciones del Palacio de la Alameda.

Bunker El Capricho
Bunker El Capricho
Parque el Capricho
Parque el Capricho

En mayo de 1937, cuando la Junta de Defensa de Madrid decidió que el alto mando republicano abandonara los sótanos del Ministerio de Hacienda para instalarse en un emplazamiento más seguro, debido a los bombardeos de la ciudad. Ubicado en la Alameda de Osuna, dentro del Parque el Capricho, junto al palacio del siglo XVIII, se construye un gran refugio subterráneo, a una profundidad que oscila entre los 14 y los 16 m. Consta de cuatro entradas, las dos principales, gemelas, fueron construidas aprovechando un talud del terreno que está situado frente a una de las fachadas laterales del palacio de los Duques de Osuna, cerca de la puerta trasera del Jardín. Otra trasera sale cerca de El Abejero. La cuarta, no contemplada en el proyecto original, si bien se construyó sobre la marcha, da a la calle Rambla, en el exterior del Parque. Los dos accesos principales quiebran en ángulo recto hacia la galería central del refugio mientras que los otros desarrollan su recorrido en zig zag y con ángulos rectos.

Un refugio anti-bombardeos

Para el uso de la jefatura del Grupo de Ejércitos de la Región Centro-Sur se realizaron diferentes obras de adaptación, que incluyeron un refugio contra bombardeos, reformas en el palacio, diez pabellones ligeros para el alojamiento de las tropas, y un pabellón de comunicaciones. Estas últimas construcciones desaparecieron tras la Guerra Civil Española.

El refugio consiste en una gran galería central de unos 30 m de longitud, 2 m de ancho y 2,50 m de alto, a cuyos lados se van abriendo habitaciones, que en su día, tuvieron diferentes funciones (sanitarios, cuarto de máquinas, oficinas, etc). Aunque han desaparecido, el refugio contó con generador de electricidad, depósitos de combustibles, conducción de agua potable, sistema de ventilación y diferentes sistemas de comunicación (teléfono y telégrafo). Tres grandes chimeneas (5 metros en el exterior) ayudaban a la correcta ventilación del interior.

Bunker El Capricho
Bunker El Capricho

La construcción del búnker supuso la extracción de varios miles de metros cúbicos de tierra, 200 metros cúbicos de construcción de ladrillo y más de 70 metros cúbicos de hormigón para el blindaje.

Una de las cosas que más llaman la atención dentro del refugio, son las enormes puertas metálicas de acceso, y las que cierran los pasillos subterráneos. Diseñadas por ingenieros navales (los mismos que diseñaban las compuertas de barcos y submarinos), cerraban herméticamente el refugio, protegiéndolo de un hipotético bombardeo con gases tóxicos o agentes químicos.

El llamado Bunker de Miaja

Pero hay que aclarar que el refugio, popularmente conocido como el “Bunker de Miaja”, no era la residencia habitual del mando del Ejército Centro o de su Estado Mayor. Ésta, estaba en el magnífico palacio de la Alameda de Osuna, en cuyos jardines, además del refugio, se encontraban otras dependencias e instalaciones (polvorín, alojamiento de tropa, cocheras…). El refugio, que de manera habitual albergaría diferentes oficinas, debió de ser utilizado por los altos mandos sólo en momentos de peligro, ya que, aunque el Palacio de Osuna se encontraba fuera del alcance de la artillería enemiga, no ocurría lo mismo con el riesgo que suponían los bombardeos aéreos, que fueron haciéndose más comunes y peligrosos a lo largo de la guerra. Lo cierto es que Miaja, que tenía su despacho en el torreón derecho del Palacio, casi no pisó el búnker.

Parque el Capricho
Parque el Capricho

En la estructura del refugio se pueden identificar un depósito de agua alimentado por uno de los viajes de agua del jardín; una fosa séptica con tubería de evacuación; un sistema de ventilación a través por medio de bombas eléctricas; un generador de energía alimentado por gasoil, e instalaciones para 200 personas.

La Posición Jaca y demás instalaciones del Capricho fueron utilizadas, entre otros, por el Jefe del Ejército Centro, el general José Miaja Menant, que tenía su residencia y despacho en el palacio. Miaja residirá en la Alameda de Osuna hasta abril de 1938, momento en el que se hace cargo de la jefatura del Grupo de Ejércitos de la Región Centro-Sur, y se traslada a Valencia. Su puesto sería ocupado por el coronel Segismundo Casado López, que mantendría el Cuartel General del Centro en la Alameda de Osuna hasta el final de la guerra.

Parque el Capricho
Parque el Capricho

La Posición Jaca fue escenario de los combates que se desarrollaron al final de la guerra en Madrid entre comunistas y casadistas. El día 7 de marzo de 1939 el lugar fue ocupado por los comunistas, siendo reconquistado el día 8 por los partidarios de la Junta de Defensa.

La visita al Bunker el Capricho

Reserva las entradas con tiempo

En la actualidad, la visita a los jardines del Capricho, propiedad del Ayuntamiento de Madrid, se encuentra restringida a grupos pequeños los fines de semana y por eso hay que apuntarse en la web de patrimonio.

La entrada no parece la de un búnker de tanta importancia, tras descender dos tramos de escaleras, estaremos a 15 metros bajo tierra, ahí veremos otra puerta blindada al llegar justo abajo, podremos ver que el búnker está distribuido en un pasillo central o galería que da acceso a 7 compartimentos rectangulares, 4 salidas al parque y una galería de escape que pasa por debajo del Palacio. En los extremos se encuentran los accesos desde el exterior, y del que salen diversas estancias, que estaban dedicadas a puestos de mando, enfermería, etc..

Las habitaciones están totalmente vacías de cualquier tipo de mobiliario, aunque aún se conservan restos oxidados de la antigua instalación eléctrica. En su interior aún son visibles elementos constructivos originales como las puertas, los azulejos blancos que revestían las paredes, las baldosas del pavimento y estancias como los aseos y baños o la sala de máquinas. Como curiosidad comentaros que los baldosines en el suelo tienen un dibujo o color diferente, por una explicación sencilla en tiempos de guerra, si se cortará la luz las personas podrían saber en qué habitación se encontraban. La temperatura es siempre estable de unos 15º.

Datos prácticos

¿Cómo llegar?

El bunker el capricho está situado en el Paseo de la Alameda de Osuna, 25. Línea de Metro, El Capricho, Línea 5. También se puede llegar en autobús: 101, 105, 151

¿Qué horario tiene?

Hay visitas guiadas gratuitas al Búnker, previa reserva. Las visitas tienen un aforo de 20 personas por grupo y una duración de 30 minutos.

Sólo abre sábados, domingo y festivos.

  • Octubre a Marzo: de 9:00 a 18:30 horas
  • Abril a Septiembre: de 9:00 – 21:00 horas

Tours relacionados

Si quieres saber más sobre el Madrid de la Guerra Civil puedes realizar este tour:

Películas rodadas en el Parque el Capricho

Otra curiosidad, hay una estancia o habitación no restaurada desde la filmación de la película “El Gran Amor del Conde Drácula” y mantiene la decoración de la película. Esto se debe a que en los años 60, la inmobiliaria propietaria del búnker decidió rentabilizar su inversión, permitiendo el uso del parque y del búnker como escenario cinematográfico. Ahí se rodaron películas como:

  • Un Rayo de Luz (Luis de Lucía, 1960), con la actriz de la infancia de nuestros padres, Marisol.
  • Doctor Zhivago (David Lean, 1965), rodada en España. El Parque de El Capricho aparece en el funeral del hermano.
  • Comando al Infierno (José Luis Merino, 1969), aparte de aparecer la mítica Rafaella Carrá, hay varias escenas de la entrada al búnker y algunas de las chimeneas de ventilación.
  • Los Asesinatos de la Calle Morgue, (Gordon Hessler, 1971).
  • Shaft en África (John Guillermin, 1973). Película rodada en el interior del búnker.
  • El Gran Amor del Conde Drácula (Javier Aguirre, 1973). Película española de terror, serie B, filmada enteramente en el búnker y en el parque de El Capricho. Y es lo que os comentábamos antes que aún perdura su grabación ya que los cineastas decidieron pintar de negro varias paredes y decorar las habitaciones.