Qué ver en Santander en dos días

Recorriendo el centro de Santander en dos días a través de sus historia y la espectacular costa que la rodea

Palacio de la Magdalena
Palacio de la Magdalena
Última actualización:

La ciudad de Santander se encuentra al norte de España y es la capital de Cantabria, es una tranquila ciudad costera, con una amplia bahía orientada al sur de gran belleza singular. Una ciudad moderna debido a la reconstrucción por un incendio que tuvo lugar en 1941 y que destruyó su casco antiguo. Curiosamente parte de la ciudad se encuentra entre lomas y vaguadas, lo que le hace tener calles empinadas, cuestas y bajadas pronunciadas, además como en los Países Bajos, se ha ganado terreno al mar en una amplia zona del centro.

Tiene trece playas en su entorno y numerosas zonas verdes. Es famoso por el El Sardinero donde destaca el Palacio de la Magdalena, antigua sede veraniega de los Reyes de España y hoy Universidad Internacional. Por eso merece la pena visitar Santander en dos días.

Actualmente Santander es una ciudad viva y turística con multitud de servicios, donde todo el año hay una gran actividad cultural gracias al Ciclo de Festivales que culmina en verano con el Festival Internacional de Santander. Destaca el renovado Museo Marítimo del Cantábrico, además del espectacular Campo de Golf Mataleñas. Esta ciudad costera hará las delicias de todos en tu visita a Santander en dos días.

Qué ver en Santander en dos días

Paseo por el centro histórico de Santander

La ciudad de Santander no cuenta con un casco viejo o histórico debido a la destrucción que sufrió en el incendio de 1941. El fuego que se inició en una pensión duró dos días y arrasó casi todo el centro. Vamos a iniciar la visita en la Plaza del Ayuntamiento donde se ubica la Casa Consistorial con su estilo modernista de inicios del siglo XX. Desde esta plaza tendremos la base desde la cual explorar la urbe de Santander. Y es que en esta plaza arrancan una serie de calles como por ejemplo, la de Isabel II, Juan de Herrera o la calle de Los Escalantes, por la cual llegaremos al Mercado de la Esperanza.

Santander
Santander

Detrás del ayuntamiento, tenemos la parroquia de San Francisco de Asís y el mercado de la Esperanza, la plaza de abastos más histórica de Santander. A dos calles del mercado tenemos la parroquia de la Asunción y la plaza porticada Pedro Velarde. De camino a la plaza Pombo nos paramos en el mercado del Este antes de pasar bajo el Arco del Banco Santander para dirigirnos a la Catedral de la Asunción de Nuestra Señora.

La Plaza Porticada

Situada en el centro de Santander a escasos metros del Ayuntamiento, del Mercado del Este, Correos y los Jardines de Pereda, es también conocida como Plaza Velarde y surge de las cenizas de la reconstrucción de Santander tras el incendio de 1941. De estilo neo-herreriano los dos edificios que conforman la plaza están adornados con estatuas alegóricas que representan “El Ahorro” y “La Beneficiencia”, obras de Agustín Herrán.

En las excavaciones de 2006 para remodelar la plaza, se encontraron varios búnkeres de la Guerra Civil, restos de la muralla medieval y de la Puerta del Mar, entrada principal marítima a Santander en la edad Media.

Plaza Fortificada
Plaza Fortificada

Muralla medieval de Santander

Bajo el suelo de la plaza Porticada se hallaron restos de esta muralla. Este espacio arqueológico se ha habilitado para una visita didáctica y donde se usan espacios multimedia. Tiene además cerámicas, calles enlosadas y estructuras de antiguos torreones propiedad. Con ello te haces una idea del crecimiento urbano de la urbe a lo largo de los siglos.

Refugio antiaéreo de la Guerra Civil

Ubicado bajo la Plaza del Príncipe, los santanderinos construyeron en la primavera de 1937 un refugio para protegerse de los bombardeos de la aviación nacional durante la Guerra Civil. El refugio, tras una restauración, fue abierto al público en 2014 y ahora puede visitarse por 2 euros en grupos organizados de 15 personas. Tiene 77 metros y puedes vivir una experiencia diferente ya que durante la visita se escuchan las explosiones, se va la luz y te quedas a oscuras, suenan las sirenas y se ven las siluetas de los aviones sobrevolando. Tiene material original, como una bomba real de 250 kilos, fotografías de los destrozos ocasionados y un equipo completo de un aviador de la Legión Cóndor.

Mercado de la Esperanza

Justo detrás del ayuntamiento encontrarás el mercado de abastos más importante de la capital cántabra. De 1904 sigue la tendencia de inicios del siglo XX usando aparte de la piedra el  hierro y vidrio. En 2010 se le instaló una nueva cubierta metálica. Tiene unos 80 puestos distribuidos en dos plantas, dedicados a la venta de productos frescos donde tienen preferencia los que vienen del mar.

Mercado de la Esperanza
Mercado de la Esperanza

Catedral de Santander

A mediados del siglo XVIII fue declarada catedral para representar al nuevo Obispado de Santander, tras su separación del de Burgos. Se trata de un edificio de estilo gótico con capillas barrocas y un claustro gótico, construido en el monte de Somorrostro en el siglo XIV.

Las ampliaciones de la catedral como el presbiterio y la girola, vinieron precedidos por el incendio que sufrió en 1941 la ciudad. Desde lo alto de la torre, entre los huecos de las campanas, tienes vistas panorámicas de la ciudad para fotografiar o hacerte una idea de esta ciudad costera. También puedes visitar el Centro de Interpretación de la Historia de la ciudad de Santander en sus plantas inferiores.

Catedral de Santander
Catedral de Santander

Playa del sardinero

Dar un agradable paseo por el Sardinero, que para nosotros es uno de los rincones con mayor encanto de la cornisa cantábrica. Es la zona más popular de Santander, y verás que pasean los oriundos y los turistas.  Discurre paralelamente a las orillas de la playa del Sardinero, donde a finales del siglo XIX se popularizó como lugar de veraneo entre la nobleza europea. Representación de este auge urbano son la Quinta de los Pinares o la Casa Pardo.

Playa en Santander
Playa en Santander

Cuenta con grandes arenales, un  paseo marítimo que comienza desde la Avenida Reina Victoria, descubre el edificio del Gran Casino, construido en 1916 y rehabilitado en mayo de 2012, el Auditorium al aire libre y termina en el precioso mirador de los Jardines de Piquío.

La Península de la Magdalena está en un extremo y en ella se encuentra el Palacio de la Magdalena, donado al rey Alfonso XIII, quien lo utilizó entre 1913 y 1930 como residencia estival. En 1982 el Palacio fue declarado Monumento Histórico Artístico de Carácter Nacional y hoy en día sede de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo. La entrada son 3€, y es recomendable la visita.

Palacio de la Magdalena
Palacio de la Magdalena

Dentro de la península de la Magdalena podemos encontrar varias actividades y lugares concurridos y visitables como son el Minizoo del Palacio de la Magdalena y el Parque Marino de la Magdalena. Es una zona al aire libre, donde podrás contemplar a las focas, leones marinos y pingüinos. Dentro también está el museo el Hombre y la Mar, con el Muelle de las Carabelas.

Este conjunto fue inaugurado en honor al marino Vital Alsar, y a los galeones que surcaban el Atlántico, además hay una réplica de la balsa que aquel usó para atravesar el Pacífico en 1970. Recordaros que hay un Tren Turístico que recorre la península de La Magdalena.

Santander
Santander

En el otro extremo del Sardinero y de nuestro paseo, llegaremos a los Jardines de Piquío. El paseo y la jornada la puedes terminar en los agradables jardines de Piquío, como hacen la gran mayoría por las magníficas vistas desde sus bancos. Aquí en medio está el monumento de La Bola del Mundo, que es una esfera de piedra caliza esculpida en una sola pieza.

Paseo de Pereda

El paseo de Pereda es sin duda la calle más emblemática y transitada por turistas y santanderino, declarado Bien de Interés Cultural en la categoría de Conjunto Histórico en 1985. Situado en el centro urbano, alberga un largo paseo paralelo a línea del mar, y llega hasta Puertochico. Se contempla a lo largo del mismo todo el esplendor de la Bahía de Santander de ahí la espectacularidad de sus vistas. Como dato comentaros que se encuentra la sede central del Banco Santander.

Paseo de Pereda
Paseo de Pereda

También albergan los Jardines de Pereda, situado entre la bahía y el Paseo de Pereda. Inaugurados en 1905, se salvaron del incendio de 1941. Un lugar privilegiado donde pasear entre árboles, plantas, flores.

Centro Botín

Este centro de arte está ubicado en un lugar privilegiado de Santander integrado con el centro de la ciudad y los históricos Jardines de Pereda y su bahía, inaugurado en 2017, se ha convertido en el museo más visitado de la ciudad.  Está suspendido en unas columnas a la altura de los árboles del jardín, que permiten el paso de la luz y por supuesto admirar la bahía.

Centro Botín
Centro Botín

Tres son los ejes principales que alberga: las becas, los talleres internacionales y la divulgación del arte mediante su programa de exposiciones.

Aquí puedes conseguir tus entradas sin colas:

Comprar entradas

Iglesia parroquial de Santa Lucía

También podemos acercarnos al Funicular del Río de la Pila para obtener unas bonitas vistas de parte de la ciudad y de la bahía, con el macizo de Peñacabarga al fondo. El funicular, que pertenece al Ayuntamiento, fue inaugurado en 2008 para unir la calle Río de la Pila con el paseo del General Dávila, salvando la fuerte pendiente entre estos dos puntos. Tiene una sola cabina con capacidad para 20 personas y la subida es gratuita. Al lado hay unas escaleras con 120 peldaños que te ascienden los 78 metros.

Museo del Cantábrico

Situado entre el promontorio de San Martín y la playa de los Peligros, es otro edificio ligado a la mar.  Tiene unas exposiciones interesantes si te apasiona el mundo marino. Recuerda, que el puerto de Santander fue el más importante del norte de España a partir del siglo XIX y de ahí su inmensa colección de 14.000 objetos, 6.000 libros, 3.000 mapas y 8.000 fotografías. Un recorrido por la historia natural, arqueológica, patrimonio marítimo, embarcaciones y donde puedes disfrutar de su acuario marino.

Museo del Cantábrico
Museo del Cantábrico

Comprar entradas

Playa de Matalenas

Una de las playas más populares de Santander, se trata de una pequeña cala al abrigo del Cabo Menor y Cabo Mayor de camino al Faro del Cabo Mayor, para acceder a ella tienes que atravesar un sendero que rodea el Parque de Mataleñas, con un entorno precioso. Su acceso se realiza a pie por una empinada escalinata. Después puedes disfrutar de la claridad de sus aguas, su arena dorada, su paseo marítimo y su tranquilidad. No cuenta con ningún tipo de servicios.

Playa de Mataleñas
Playa de Mataleñas

Faro de Cabo Mayor

El Faro de Cabo Mayor preside la entrada a la Bahía de Santander y es uno de los grandes símbolos de Santander, un lugar donde puedes descubrir la naturaleza y las preciosas vistas del mar, la bahía y la ciudad de Santander.

Aquí encontrarás las mejores fotos, las mejores panorámicas de los vertiginosos acantilados y la zona costera de la ciudad. En la base del faro podrás disfrutar de exposiciones sobre faros. Este, tiene 30 metros y fue construido en 1839. Cerca hay un monumento a los caídos en la Guerra Civil.

Faro de Santander
Faro de Santander

Aprovecha la parada para descansar tomando algo en el Faro Café Bar, disfrutando desde su terraza de las vistas y observar un paisaje de naturaleza más salvaje.  En la ruta encontrarás el Cabo Menor y allí podrás admirar la cara de Corocotta, un célebre guerrero cántabro, dibujada por el perfil de los accidentes geográficos.

Alrededor de Santander

Un poco de historia de Santander

La historia de Santander se remonta al siglo I de nuestra era, fecha de la que datan los restos arqueológicos romanos encontrados en la ciudad. Más adelante, en 1187, le fue concedido fuero por Alfonso VIII (ya era villa). Curiosamente formaba parte de las Cuatro villas de la Mar junto a San Vicente, Laredo y Castro Urdiales y de sus astilleros salieron los barcos que abastecían la flota del Reino de Castilla. Como curiosidad indicaros que un triunfo destacado de la marina santanderina fue la toma de Sevilla en 1248. Principal puerto de las exportaciones castellanas durante los siglos XVIII y XIX, conserva aún calles señoriales.

El siglo XIX es la época de la expansión de Santander aún con un inicio poco alentador con la invasión napoleónica. En el último tercio del siglo XIX, la ciudad se convirtió en un destino turístico y de ocio, coincidiendo con la promoción de los Baños de Ola gracias a sus propiedades terapéuticas. La ciudad regaló al monarca los terrenos de la Península de la Magdalena y el palacio con el mismo nombre, ello impulsó la construcción de algunos de los edificios más conocidos como el Gran Casino, el Hotel Real o el Hipódromo de Bellavista.

En 1932 se constituye la Universidad de Verano, la actual Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP). El desastroso incendio de 1941, trajo la reconstrucción casi completa del centro histórico. Actualmente, Santander vive un momento de evolución por la creación de nuevos proyectos como el Centro Botín, un espacio cultural de capital privado, o el Anillo Cultural que recorre los principales puntos culturales de la ciudad.

Datos prácticos

Antes de partir

¿Cómo llegar a Santander?

Si vas a Madrid en tu vehículo propio se accede desde la A-67 vía Reinosa. Tanto desde Asturias como el País Vasco, el mejor acceso se realiza a través de la autopista A-8 que bordea el mar Cantábrico.

La estación de autobuses de Santander está situada en la calle Navas de Tolosa muy próxima a las estaciones de ferrocarril de FEVE y RENFE.

Si algo tiene España son aeropuertos y de Santander se encuentra a tan solo 5km de la ciudad. Está bien comunicada con buses que van al centro.

En Santander hay dos tipos de estación, RENFE y FEVE, ambas están situadas una al lado de otra y en el centro de Santander. FEVE comunica la ciudad con Asturias y País Vasco realizando paradas en multitud de pueblos y apeaderos. RENFE conexión con las principales capitales de provincia españolas.

Al ser una ciudad costera, la compañía Brittany Ferries fleta un ferry de pasajeros y vehículos dos veces por semana conectando Santander con Plymouth (Reino Unido). El trayecto tiene una duración de 24 horas.

Excursiones por Santander

Nosotros recomendamos las excursiones por la bahía, por Santoña, Altamira y Santillana del Mar.

¿Dónde aparcar?

Si necesitas aparcamiento porque vas a realizar tu viaje en coche la buena noticia es que en Santander encontrarás sitios donde aparcar gratuitamente como el Paseo Reina Victoria, Playa del Camello o El Sardinero. Cerca al centro también encuentras el parking de la antigua tabacalera, el del Palacio de Festivales, si está abierto pues hay días que cierra, y el de General Dávila. Si, por el contrario, no te vienen bien estos lugares o están llenos, de pago tienes cerca al Ayuntamiento, la Plazuela de Pombo y Puertochico.

¿Qué ropa llevar?

Antes de viajar a Santander es recomendable ir equipados con ropa de abrigo en invierno y si la visita es en verano llevar alguna chaqueta para la noche pues, aunque durante el día hace calor en las noches baja la temperatura. Ir equipados de paraguas y chubasquero, especialmente en la época más fría es otro de nuestros consejos, pues por allí llueve con bastante frecuencia.

Ferias y fiestas

Santander se puede visitar en cualquier época del año, pero también lo puedes hacer en fiestas para que tu diversión esté asegurada. Apunta en tu agenda las siguientes que te mostramos.

  • Virgen del Carmen (16 de julio)
  • Santiago Apóstol (25 de julio)
  • San Emeterio y San Celedonio (29 de agosto)

¿Dónde comer en Santander?

  • La Chulilla
  • Bodega La Conveniente
  • Restaurante La Mulata
  • Casona del Judío
  • Bodega Fuente De

¿Dónde dormir?