Visita a la cueva de las calaveras cerca de Denia

Una bonita gruta localiza en Benidoleig e ideal para recorrerla con niños

cueva de las calaveras
cueva de las calaveras
Última actualización:

Si estamos pasando unos días de playa por Denia, Javea o alrededores y terminamos cansados de tanta monotonía, hoy os ofrecemos una alternativa para pasar la tarde, una visita a la cueva de las calaveras en Benidoleig, a 20 minutos en coche de Denia. Una gruta pequeña, sin ningún tipo de peligro e ideal para descubrirla con los mas pequeños de la casa.

Visita a la cueva de las calaveras en Benidoleig

Los que pasamos unos días de playa y a su vez nos cansamos muy rápido de ella, buscamos alternativas que nos hagan los días más amenos. Mañanas de playa, tardes de montaña o turismo convencional, planes que en mi caso suelen funcionar muy bien. Por ejemplo en la zona de Denia, un lugar maravillosa para la práctica del senderismo es el Montgó, sin embargo llegar a su cima no es aconsejable para los mas pequeños.

Cueva de las calaveras
Cueva de las calaveras

Sin embargo hay muchas más opciones, como visitar la cueva de las calaveras en Benidoleig. Una gruta de casi 1 kilómetro de longitud, de los cuales 400 metros son aptos para el gran público y el resto sólo para espeleólogos profesionales. Esto principalmente porque esta parte está sumergida bajo el agua. 

Historia de la cueva de las calaveras

La cueva de las calaveras en Benidoleig (Alicante) fue redescubierta en el año 1768 por los habitantes de la zona. La cueva en cualquier caso ya había sido visitada y utilizada por seres humanos hacía miles de años, concretamente por los Neandertales. Al mismo tiempo se hallaron 12 calaveras lo que dio nombre a la cueva. Estas se asociaron a 12 habitantes de origen morisco que terminaron ahogados en sus aguas.

Pasaron los años y la cueva fue abierta al turismo en el año 1904, donde se acometieron varias obras como la canalización de las aguas. Más tarde, durante la guerra civil, la entrada se tapó y la cueva se usó como almacén y fábrica de municiones.

Tras estos años tan convulsos y ya entrados en el año 1964, la cueva se reabrió al público.

Visita a la cueva de las calaveras

En época de COVID-19, las visitas a centros turísticos suelen ser un tanto diferentes por las medidas de seguridad y la limitación de aforo. No fue nuestro caso, ya que nuestra visita fue completamente a solas. Toda la cueva para nosotros y no porque la reserváramos, sino porque sencillamente no había nadie más. Un desastre económico para quien vive de ella y un placer para el turista por este privilegio.

Aparcamos en la misma puerta, en un pequeño parking que da junto a un restaurante. Al otro lado de la carretera hay otro mucho mas amplio para cuando vengan tiempos mejores.

Entrada a la cueva
Entrada a la cueva

Tras pagar la entrada en una ventanilla situada en la tienda de souvenirs, cruzamos la verja de entrada a la cueva donde rápidamente nos veremos rodeados de dinosaurios de cartón/piedra y otros materiales. Una bienvenida echa a conciencia para atraer a los niños. Sin embargo no hay muchas evidencias de existencia de dinosaurios en esta cueva.

Antes de cruzar la cavidad principal, vemos unas escaleras situadas a nuestra derecha. Estás dan a la antigua entrada de la cueva, la llamada entrada superior, donde se supone tendría acceso los Neandertales así como los Hommo Sapiens.

Entrada a la cueva
Entrada a la cueva

Pasamos la entrada principal tras observar dos figuras a tamaño real de Hommo Sapiens. Todo para dar cierto ambiente a la visita. Tras ello entraremos a una gran sala que a su vez hace de museo. Este muestra diferentes hallazgos donde los más representativo son las calaveras y centenares de huesos.

Sala principal
Sala principal

Seguimos caminando por los 400 metros de cueva donde se nos está permitido visitar. Hay pasillos estrechos y salas mas holgadas, donde destacan las salas de los huesos, la calcita, el embalse o el estanque situado al final.

La cueva
La cueva

La sala de los huesos la encontramos justo al principio, en la zona “museo”. Restos oseos son mostrados en diferentes vitrinas así como otros en la misma pared de la cueva. Muchos otros no están a día de hoy en la cueva sino en el museo de Alcoy.

Pasillos de la cueva
Pasillos de la cueva

Lo ideal es ir caminando y mirando los carteles informativos, así como no perder detalle del techo, donde aún quedan algunas estalactitas y estalagmitas, aunque muchas de ellas tienen  un serio deterioro. No obstante no es una cueva donde abunden.

Una de las salas
Una de las salas

Al final de la cueva llegaremos a lo que se llama como el “estanque”. Un tramo de 500 metros completamente inundado de agua gracias a las filtraciones de agua de la lluvia. Desde aquí no nos quedará más remedio que darnos la vuelta y recorrer la cueva en sentido inverso. Algo que a priori nos puede parecer repetitivo pero nada mas lejos de la realidad. Muchas veces nos perdemos ciertas vistas al no mirar a nuestras espaldas, por tanto no perdamos detalle y evitemos salir a toda prisa.

Embalse
Embalse

Datos prácticos

Antes de partir

¿Cuándo ir a la cueva?

Cualquier época del año es buena. En verano es ideal dado que se mantiene una temperatura muy fresca.

¿Dónde está localizada la cueva?

En Benidoleig (Alicante), no muy lejos de Denia.

¿Cuánto dura la visita?

En 1 hora podemos visitar la cueva tranquilamente.

¿Hay parking?

Si, hay dos parkings gratuitos para acceder a la cueva.

¿Donde comer?

Hay un restaurante junto a la cueva.

¿Puedo llevar niños?

Si, es un sitio ideal para visitarlo con niños. Se lo pasarán en grande.

Tours por Denia

 Ver planes y tours en Denia