Visita al Palacio Real de Riofrío

Un palacio convertido en pabellón de caza en los siglos XVIII y XIX en plena provincia de Segovia

Palacio de Riofrio
Palacio de Riofrio

El palacio Real de Riofrío está en un entorno privilegiado, cercano a Navas de Riofrío, inmerso en un bosque poblado de encinas (de las que se alimentan los jabalíes), gamos y ciervos (por eso era un coto de caza real en tiempos). A 21 kilómetros de otro palacio muy recomendable y visitable, el palacio Real de La Granja y a 12 kilómetros de Segovia. Merece la pena visitar y ver el palacio Real de Riofrío por su entorno y la majestuosidad del edificio. Nosotros te damos las pautas para ver el palacio Real de Riofrío de manera amena e informativa. Puedes aprovechar a visita ambos palacios, o la ciudad de Segovia y uno de ellos o solo el palacio Real de Riofrío.

Visita al Palacio Real de Riofrío

Un poco de historia

La construcción del Palacio de Riofrío se debe a la insistencia de Isabel de Farnesio, segunda esposa de Felipe V. Una vez viuda y reinando su hijastro, Fernando VI, ante la posibilidad de quedar privada del palacio al tener un papel secundario en la nueva Corte y temiendo no poder disfrutar del palacio de La Granja aparte de no dejar tierras y propiedades a sus hijos,  compró la dehesa y coto de Riofrío, donde hizo construir el palacio según proyecto de Virgilio Rabaglio, discípulo de Santiago Bonavía, con el que trabajó mano a mano en la iglesia de San Justo y Pastor de Madrid, en 1752. De la decoración exterior se encargó Pedro Sexmini, lo que lo convierte en uno de los palacios con mayor influencia neoclásica.

El proyecto era muy superior a lo que hoy conocemos, pues estaba previsto construir un teatro, un convento e iglesia, cuarteles de guardia de Corps, caballerizas, casa de oficios y suntuosos jardines con fuentes, pero la llegada de Carlos III al poder  trajo de nuevo a la Corte a la viuda de Felipe V Corte y su influencia por lo que no volvió a prestar atención a este sitio ni lo llegó a habitar nunca.

Palacio de Riofrio
Palacio de Riofrio

El Palacio de Riofrío sirvió como pabellón de caza en los siglos XVIII y XIX y solo fue habitado por el personal real durante cortos periodos de tiempo en la segunda mitad del siglo XIX. Tras la remodelación del año 2015, se amplió el recorrido y se expusieron más de 500 obras de arte que se hallaban en los almacenes y en otros reales sitios.

Entre las pinturas que se pueden ver destacan las de maestros, como Velázquez, Rubens, Giusseppe Bonito, etc, y tapicerías del siglo XVIII de la Real Fábrica de Santa Bárbara, esculturas, mobiliario y armas antiguas de gran valor histórico.

La visita al palacio

El Palacio Real de Riofrío está dividido en dos partes, la primera serían las formadas por las dependencias reales y la otra parte el Museo de la Caza. Para llegar a cualquiera de esas dos secciones pasamos por un patio interior abierto muy similar al del Palacio Real de Madrid y subimos por una luminosa escalera de mármol de dos brazos. Esta escalera está rematada con ángeles y querubines barrocos y es uno de los elementos arquitectónicos más originales del conjunto.

Patio del palacio
Patio del palacio

Dependencias Reales

A groso modo deciros que las 18 habitaciones están decorada con un estilo diferente y que solo compartirían lámparas de cristal y algún espejo en común.

Sala de Guardias

La sala de Guardia sirvió hasta mediados del siglo XX para acoger a la guardia del Palacio y lo más llamativo es que su techo es el único que está pintado en todo el palacio, representando a Diana como cazadora.

En el resto de nuestra visita por el interior veremos que al ser usado como pabellón de caza y no como palacio tiene un mobiliario traído por Patrimonio Nacional o de otros reales sitios.

La Sala de Pinturas

La Sala de pintura del siglo XIX es otra moderna sala de paso y en ella el mobiliario pertenece a la época Alfonsina, de cuando estuvo cuatro meses para pasar la tristeza de la muerte de su primera esposa.

Sala del Billar

Espaciosa estancia con su mesa y mobiliario acorde para pasar largo tiempo en ella, con cuadros y grandes ventanales para la iluminación interior. Todo el conjunto de billar es del siglo XIX.

Sala de Servicio del Comedor y Comedor

La Sala del Servicio de Comedor tiene una mesa montada con los manteles, vajilla, cubertería y cristalería que tanto Francisco de Asís de Borbón como Alfonso XII utilizaron cuando habitaron el palacio (son los dos únicos miembros de la realeza que la ocuparon largo tiempo por diferentes motivos). Uno de los detalles que más nos llama la es el juego de llamadores que hay en una salita anexa, los cuales se utilizaban para que el servicio viniera. Este novedoso sistema se aplicó después en otros palacios reales y grandes casas del país. Destaca también el montaplatos de la empresa madrileña Munar y Guitart, una de las primeras en dedicarse a instalar ascensores en 1877. El Comedor tiene este uso desde el siglo XIX y casi siempre estuvo decorado con bodegones o cuadros de la naturaleza.

Comedor del palacio
Comedor del palacio

Sala de tranvía de llamadores

Después se accede a una pequeña sala tranvía de llamadores, desde donde se centralizaban las llamadas que se recibían desde las habitaciones. Se percibe el cableado en lo alto de la pared.

Antecámara

Una sala de estilo “anfonsino”, con un retrato del rey Alfonso XII como Capitán General y frescos religiosos. Las cortinas son muy del siglo XIX, bonitas, enormes y coloreadas. Hay dos escritorios que fueron usados como despacho real en la estancia del monarca Alfonso XII. Hay una estufa en bronce que llama la atención y las sillas están tapizadas con las siglas del consorte de Isabel II.

Dormitorios

Primero está el dormitorio de Francisco de Asís, con un mobiliario de estilo francés y que hay que recordar que tras su muerte la sala habitación se usará como vestidor. El dormitorio de Alfonso XII no está tan recargado y la decoración no ha cambiado desde 1878, la cama, las sillas, la mesita, el reloj, los armarios y el lavabo porque hasta el siglo XX era muy habitual. Hay que destacar la pintura del día de la boda real de Alfonso XII.

Oratorio

El oratorio tiene más de un centenar de cuadros con la vida de Jesús, además de piezas de arte todas ellas del siglo XVIII.

Oratorio del palacio
Oratorio del palacio

Capilla

La Capilla, situada en la planta baja, se ve también desde el pasillo del piso noble por dos amplios balcones, destacando su ábside curvo que está recorrido por pilastras compuestas de orden gigante y el gran lienzo del retablo mayor.

Museo de la Caza

Debido a las 700 hectáreas que rodean el palacio y la afición de la familia por la caza, parte de las instalaciones de este palacio están dedicadas al Museo de Caza. El museo consiste en un repaso a todo el proceso histórico de la caza, desde los tiempos primitivos hasta la actualidad. Además, presenta una gran cantidad de animales fruto de una impecable labor taxidermista. Son magníficas las 28 diaporamas (escenarios tras un cristal) en los que se componen escenas con animales cazados en distintas zonas de la península ibérica y disecados por José Luis Benedito López y Emilio Ruiz del Río, taxidermistas del siglo XX y que tardaron cuatro años en su elaboración.

Alberga también trofeos e ilustraciones sobre actividades cinegéticas, pinturas sobre este tema y tapices de la Real Fábrica, cuadros relacionados con la caza de Velázquez, Rubens, Synders, entre otros artistas.

Alrededores del Palacio Real de Riofrío

El Bosque de Riofrío

El Bosque de Riofrío es un magnífico encinar de casi 700 hectáreas que rodea el Palacio de Riofrío y que es atravesado por el río que le da nombre. Una senda debidamente señalizada que no entraña dificultad alguna es un serio complemento a la visita del Palacio y nos permite pasear y contemplar la fauna que habita en el bosque. Además puedes hacer un pic-nic y comer tras la visita.

Puedes hacer un tour en avioneta de Segovia, sus castillos y recomendamos este tour.

Segovia

Una de las «grandes» ciudades de Castilla y León, y con un palacio y un acueducto de los más representativos de la geografía española. Una visita a Riofrío sin Segovia o la Granja, es perderse medio recorrido de la historia de España.

Alcazar de Segovia
Alcazar de Segovia

Ver más sobre Segovia.

Palacio Real de la Granja

Con uno de los jardines palaciegos más bonitos de España, el Palacio de la Granja es de esas visitas que repites. Multitud de fuentes en armonía frente a un palacio único en plena Sierra de Guadarrama.

Ver más sobre el Palacio de la Granja.

Palacio Real de la Granja de San Ildefonso
Palacio Real de la Granja de San Ildefonso

Datos Prácticos

Antes de partir

¿Cómo llegar al palacio de la Granja de San Ildefonso?

En coche puedes optar por la AP-61 de pago o bien por el Puerto de Navacerrada hasta la carretera SG-V-7210 donde se encuentra el palacio. Si optas por el tren tienes estas opciones: Madrid-Navas de Riofrío (dirección Segovia) por Línea Regional (estaciones: Atocha y Chamartín) hasta el Apeadero de Navas de Riofrío y luego un kilómetro andando hasta el bosque de Riofrío.

Ver en Google Maps.

Horarios del Palacio Real de Riofrío

  • Horarios de invierno (octubre a marzo): Martes – domingo: 10:00 -18:00
  • Horarios de verano (abril a septiembre) : Martes – domingo: 10:00 -20:00

Precio del Palacio Real de Riofrío

  • Entrada general: 4€.
  • Entrada reducida: 2€.