El Monasterio de Santa María de RioSeco

A las orillas del río Ebro, en la zona de las Merindades, emerge un impresionante monasterio en ruinas

Claustro del Monasterio de Santamaria de Rioseco
Claustro del Monasterio de Santamaria de Rioseco
Última actualización:

El Monasterio de Santa María de Rioseco es de esos lugares que evocan recuerdos y bellos momentos en los buenos viajes. En nuestra visita por las Merindades hicimos una breve e interesante parada en este monasterio en ruinas, donde habitaron los llamados monjes blancos junto a las orillas del río Ebro. Hoy en día está en proceso de restauración, algo que le devolverá al estatus que perdió con el abandono y el paso del tiempo.

Visita al Monasterio de Santa María de Rioseco

En el escondido Valle de Manzanedo, en Burgos, dentro de un entorno espectacular, emerge junto al río Ebro la silueta de un monasterio que tuvo gran trascendencia en la zona y que el paso del tiempo casi lo hizo desaparecer y que desgraciadamente le ha pasado una fuerte factura.

¿Cómo llegar al Monasterio de Rioseco?

Lo mejor es ir al pueblo de Incinillas, donde hay un cruce hacia el Valle de Manzanedo. Desde allí 3km en dirección a Manzanedo hasta una pequeña presa en el río Ebro. Aparcad en el arcén de la carretera, ya no hay otro aparcamiento. A 5 m. del cruce que acabáis de pasar y que lleva a San Martín del Rojo hay una pista forestal, seguidla y os conducirá al monasterio.

¿Que no te puedes perder?

Se accede por una pequeña pista situada a la derecha del monasterio hasta la entrada, donde te puedes informar sobre la visita o del estado de la restauración. La entrada principal del monasterio se encontraba junto a la Torre del Abad, donde hoy solo encontramos sus ruinas, pero hoy en día hay que acceder un poco más arriba por la Sala capitular junto a la iglesia y el campanario.

Vistas desde el campanario
Vistas desde el campanario

Recomendamos que nada más empezar el recorrido es subir al campanario, sobre todo para hacerse una idea de la magnitud del monasterio y de la bonita panorámica del claustro y del río Ebro. Desde se puede ir a visitar la Sala capitular, una de las estancias más importantes del monasterio y lugar donde se reunían los monjes con el abad para para leer cada mañana algún capítulo de la regla de la orden. Sobre la sala estaban los dormitorios de los monjes y la iglesia con el acceso al campanario.

Iglesia del Monasterio
Iglesia del Monasterio

La iglesia esta formada por una planta de una sola nave. El muro norte es donde estaba el púlpito. El interior de la iglesia esta compuesto con bóvedas cuatripartitas y una cabecera con una bóveda de ocho nervios.

Fuera de la iglesia, junto al claustro tenemos la Cilla, que es el granero o bodega que suele existir en los monasterios. Pero si hay un lugar fotogénico, como en la mayoría de los monasterios, es el claustro, el llamado claustro de los monjes.

Claustro del Monasterio de Santamaria de Rioseco
Claustro del Monasterio de Santamaria de Rioseco
Claustro del Monasterio de Santamaria de Rioseco
Claustro del Monasterio de Santamaria de Rioseco
En el monasterio de Rioseco tuvo un primer claustro de una única altura, aunque ya en el siglo XVI el claustro fue reformado y adaptado a la época, donde se llevaba ya las dos alturas. El claustro actual es un magnífico ejemplo de arquitectura clasicista. Al norte está la iglesia. Al este está la Sala Capitular, al sur el Refectorio, del que no queda nada, y al oeste la Cilla. 

El mejor momento del Monasterio de Santa María de Rioseco

Los mejores momentos del Monasterio de Santa María de Rioseco contó con una comunidad de unas 100 personas, de las que 25 serían monjes y el resto conversos, novicios y criados. En el recinto monástico estaban las dependencias de los monjes y separadas de estas la hospedería y el hospital, donde se cuidaba de los enfermos pobres. Asimismo los monjes se ocupaban de los indigentes que acudían al monasterio en busca de limosna, comida o ropa.

Monasterio de Santamaria de Rioseco
Monasterio de Santamaria de Rioseco

Fuera del convento se encontraban las familias que trabajaban en las granjas, ventas, molinos, y batanes.

Datos prácticos

Antes de partir

¿Cuándo ir?

Las Merindades al estar tan al norte de España es de esos lugares que recomendamos visitarlo en cualquier época del año, aunque los paisajes tanto en otoño, que son impresionantes, como en primavera, siempre ganan en belleza. En verano la temperatura es agradable y en invierno no hay quien te quite una buena chimenea para calentarte.

Horario y visitas guiadas

Las visitas guiadas son gratuitas.

  • Laborables: 12 a 14h y 18 a 20h
  • Festivos: 12 a 14h y de 17h a 20h

Restaurantes en las Merindades

  • Asador Cueva Kaite. Buenas carnes y pescados junto al Monumento de Ojo Guareña
  • Restaurante la Cabaña. Que no falte el chuletón (junto a Medina de Pomar)
  • Restaurante El Petirrojo. Platos con calidad y buenas tapas

Alojamiento en las Merindades