Las 15 curiosidades sobre Svalbard que no debes perderte

Unas islas perdidas en el Glacial Ártico

Svalbard
Svalbard
Última actualización:

Al leer el titular muchos os estaréis preguntando dónde se encuentra Svalbard pues posiblemente no hayáis escuchado su nombre con frecuencia y mucho menos sepáis de su situación geográfica. Svalbard es un archipiélago que se encuentra en el océano Glacial Ártico, al norte del continente europeo, y que pertenece a Noruega.

Al igual que esta isla nos ha llamado la atención por encontrarse a medio camino entre el Polo Norte y Noruega, también nos ha causado curiosidad la cantidad de peculiaridades que existen sobre ella, y que nos gustaría recopilar para cuando os decidáis ir a visitarla.

Un poco de historia sobre Svalbard

En las islas de Svalbard se puede encontrar una fauna única y un hábitat de especies emblemáticas del Ártico como la beluga, la morsa y el oso polar. Siendo este último el rey de las islas pues se cree que hay alrededor de unos 3.000 osos polares, aunque es muy difícil verlos si se pueden avistar sus huellas.

Svalbard es el punto más septentrional del planeta donde los visitantes pueden admirar una belleza propia y misteriosa. Una gran parte de su tierra está ocupada por hielo, lo que genera una hermosura singular, pues no existen carreteras que unan las diferentes colonias de la isla.

Svalbard
Svalbard

El nombre de Svalbard significa “costas frías” y apareció por primera vez en los textos islándicos del siglo XII. Gracias al Tratado de Svalbard las islas fueron anexionadas a Noruega y se resolvió la situación que consideraba que el archipiélago no era zona de nadie y de todos.

Aunque a simple vista nos pueda parecer una zona desolada, sin habitantes, con poca naturaleza, no es algo más lejos de la realidad, ya que en ella se pueden ver las maravillas de la naturaleza y el mundo animal. Asique, ¿quién será el próximo que se anime a visitar este paraíso helado cercano al Polo Norte?

Las 15 curiosidades sobre Svalbard que no debes perderte

Como decíamos además de considerarse unas islas misteriosas y desconocidas para la gran mayoría también son unas islas donde existen muchas curiosidades dignas de ser contadas las cuales a muchos de nosotros nos llamarán la atención e incluso nos despertarán las ganas de realizar alguna escapada por este archipiélago noruego a pesar de que nos podamos “morir de frío”.

Te puede interesar: Qué ropa llevar a Noruega en invierno (experiencia y consejos)

1 Los gatos están prohibidos en Svalbard

Si, como lo oís, en este archipiélago no existen los gatos. ¿El motivo de su prohibición? No es otro que Svalbard es una zona donde habitan grandes poblaciones de aves del Ártico y los gatos suponen una amenaza para ellos. Por este motivo están prohibidos.

2 Abundancia de renos salvajes

Pero a cambio de no existir gatos sí que hay un gran número de renos salvajes los cuales caminan por la ciudad. Pero esto no supone una amenaza para sus habitantes ya que no suelen molestarles, pues al no tener depredadores naturales, los renos son muy mansos y dóciles. Asimismo, Svalbard tiene su propio reno, los renos de Spitsbergen, que son los renos más pequeños que existen, y que deben su nombre a la isla más grande del archipiélago.

Renos en Svalbard
Renos en Svalbard

3 Está prohibido morirse

¿Pero cómo es posible que la gente no se pueda morir en Svalbard? ¿Acaso aquí las personas son inmortales? Nada más lejos de la realidad, aquí la gente también se muere, pero no pueden ser enterradas en las islas debido al permafrost, ya que este provoca que se preserven los virus y como los cuerpos no se descomponen por el clima tan extremo, la gente puede llegar a convivir con esta enfermedad. Esto provoca que cuando alguien fallece aquí, la opción sea cremarlo y guardarlo en una urna en el cementerio o que la persona se vaya a pasar sus últimos días a Oslo.

4 Las embarazadas no pueden dar a luz

En este archipiélago las embarazadas no pueden dar a luz debido a que no hay hospitales. La opción es irse unas semanas antes de su fecha prevista a Noruega y recibir allí la atención médica. Después del parto y tras pasadas unas semanas tanto madre como hijo pueden regresar.

5 Cuatro meses a oscuras

¿Es posible estar cuatro meses a oscuras? En Svalbard es posible ya que, al tratarse de una de las zonas más septentrionales del planeta, aquí las noches son muy largas y los días apenas existen. Por tanto, el sol se pone cada año por última vez el 25 de octubre y no vuelve hasta pasados cuatro meses, después del 8 de marzo. ¿A quién no le gustaría vivir la experiencia de estar totalmente a oscuras las 24 horas del día?

6 Avistamiento de auroras boreales

Al ser unas islas situadas muy al norte en ellas se pueden presenciar maravillosos espectáculos de auroras boreales o luces del norte de día. Las auroras boreales están a la orden del día durante sus noches interminables de invierno, las cuales iluminan los extensos valles glaciares del archipiélago. Una maravilla para los ojos.

Svalbard
Svalbard

7 Poca población habitante

En Svalbard apenas habitan unos 2.500-2.700 habitantes en su territorio de no más de 61.022 km2, de los cuales su mayoría viven en Longyearbyen, la ciudad principal de las islas.

8 El hielo ocupa parte de su superficie

El hielo ocupa un 60% de su superficie. En parte esto se debe a que la luz del sol no impacta en el archipiélago durante los cuatro meses de oscuridad. Lo que provoca que en invierno se llegue fácilmente a los cuarenta grados bajo cero y en verano no se superen los diez grados.

Svalbard
Svalbard

9 Osos polares deambulando por la isla

Como comentábamos esta tierra es el reino de los osos polares por lo que es frecuente que estos deambulen por el archipiélago. Los osos representan un peligro para la gente ya que no son visibles ante tanta oscuridad, por lo que el gobierno trata de que estos animales no lleguen a las zonas habitables.

10 Se permite llevar armas

A raíz del problema que representan los osos para la gente se permite llevar consigo un arma cada vez que se sale de las casas como defensa. Pues no hay que olvidarse que estos osos tienen mucha hambre después de no tomar alimento durante tantos meses. Si decides visitar las islas, ya sea con guía o con arma propia (que se puede alquilar allí si se cuenta con permiso de armas), tendrás que llevar una obligatoriamente.

11 Siempre necesitarás pasaporte

Indistintamente de tu nacionalidad de procedencia si visitas Svalbard vas a necesitar un pasaporte.

Svalbard
Svalbard

12 Compra de alcohol limitada

La compra de alcohol es limitada, si eres un habitante registrado podrás comprar una cierta cantidad cada mes, si eres turista también podrás comprar la misma cantidad mostrando tu tarjeta de embarque, y si eres residente dispondrás de una cartilla de alcohol. Esta norma entró en vigor para prevenir el alcoholismo en 1970.

13 Solo existen 46 kilómetros de carretera

¡En Svalbard sólo existen 46 kilómetros de carretera! Además, conducir fuera de las carreteras está prohibido, como alternativa se usan motos de nieve en invierno y barcos en verano.

14 Almacén de semillas mundial

Cerca del aeropuerto de Longyearbyen hay un almacén de semillas mundial. En él se encuentran semillas de especies de plantas de todo el mundo. El motivo de su creación fue disponer de provisiones de todo el mundo en este almacén en caso hubiera una crisis mundial.

15 Sólo tiene 2 ciudades principales

Svalbard sólo tiene dos ciudades principales en todo el archipiélago, una es Barentsburg que está bajo el control ruso y Longyearbyen, que está bajo dominio noruego. Ambas se encuentran a medio camino entre el Polo Norte y Noruega.

Datos prácticos

Antes de partir

Cómo llegar a Svalbard

Imaginamos que después de leer estas 15 curiosidades se te han despertado las ganas de viajar a Svalbard. Pues si ya te has decidido te contamos que la mejor opción es en avión.

Como habíamos comentado antes por carretera es imposible llegar ya que sólo tienen 46 kilómetros y sólo se permite moverse en moto de nieve y barco dependiendo de la época del año. En barco no hay transporte regular entre Noruega y Svalbard. Varias empresas ofrecen circuitos en Svalbard, pero estos no ofrecen viajes entre Svalbard y el continente europeo.

En avión, hay vuelos diarios a y desde Svalbard, siendo más frecuentes en verano que puede haber incluso varios vuelos en un mismo día. La duración del vuelo es de unas 3 horas desde Oslo y 1.5-2 horas desde Tromsø.

También disponen de un servicio de autobús de enlace al aeropuerto disponible para todos los vuelos programados, que lleva a los pasajeros a la mayoría de los hoteles por un precio determinado.

Te puede interesar: Cómo son los hoteles de hielo en la Laponia Noruega