¿Por qué París?. Crítica a una ciudad sobrevalorada

Notredame un día tranquilo