Jordania. Petra, la impresionante ciudad de los Nabateos

Más feliz que una perdiz