Bélgica. Un mañana en la ciudad de Gante

CastillodelosCondesdeFlandes Gravensteen