Ruta de la Garganta de los infiernos. Desde que recorremos la Sierra de Gredos siempre habíamos escuchado de un lugar donde se forman un sin fin de pozas de agua, ideales para refrescarse durante el verano. Esto no es nada nuevo en esta sierra, ya que podemos localizar muchas en diferentes lugares, pero lo que hace especial a esta garganta es el número de pozas que se encuentran de manera consecutiva a lo largo de varios kilómetros.

Los Pilones - Garganta de los Infiernos
Los Pilones – Garganta de los Infiernos

Debemos tener en cuenta que para llegar a la reserva natural de la  Garganta de los Infiernos no es necesario tener que realizar toda esta ruta de 15 kilómetros. De hecho, la mayoría de la gente que solo desea disfrutar de un baño o una merienda, aparca su vehículo cerca del centro de interpretación situado a unos kilómetros al sur del pueblo de Jerte y desde aquí caminan los aproximados 2.5/3 kilómetros hasta llegar al punto clave en la garganta, los famosos Pilones. Personalmente creo que uno se pierde mucho si no recorre el resto del trayecto, pero si caminar no es lo tuyo o no dispones del tiempo necesario, tampoco es mala opción hace solo la ruta de los pilones.

Para aquellos que deseáis ver todo el entorno que lo rodea, os animo que sigáis leyendo nuestra reseña.

Un vergel en el valle del Jerte. La garganta de los infiernos

¿Donde nos encontramos?

Nos encontramos en la localidad del Jerte (Extremadura), que recibe su nombre del río que atraviesa el valle. Situada a pocos kilómetros del puerto de Tornavacas y el encantador pueblo de Barco de Ávila. Esta zona es muy conocida especialmente en primavera, cuando todos los cerezos que pueblan el valle se ponen en flor durante un corto espacio de tiempo y el valle se envuelve de un brillante color blanco.

Nuestra ruta

Nuestra ruta parte del mismo pueblo de Jerte, concretamente al otro lado del río junto a unas indicaciones de la propia garganta. La verdad que se podría empezar desde varios lugares diferentes, pero como fue fácil encontrar un letrero indicativo y encima había numerosas plazas de parking, decidimos comenzar desde ese punto.

El comienzo quizás no guste demasiado y esto es debido a que debemos andar un par de kilómetros por una carretera a medio asfaltar que da acceso a varias fincas. Una vez en el tramo final, esta se convierte en pista de tierra y solo abierta para el personal de la zona.

Valle del Jerte - Garganta de los Infiernos
Valle del Jerte – Garganta de los Infiernos

Como podemos observar en las primeras fotografías, la ruta se desarrolló en otoño, momento propicio para ver los bosques con una tonalidad muy especial. Da gusto ver como los robles, castaños y encimas pavimentan el suelo a base de hojas. De todas maneras siempre hay algún avispado que además de disfrutar del entorno, se pone hasta arriba de castañas 😀 o se dedica a buscar alguna que otra seta, especialmente los boletus.

Valle del Jerte - Garganta de los Infiernos
Valle del Jerte – Garganta de los Infiernos

Inicialmente el camino al ser tan ancho es fácil de llevar, mas aún cuando existen numeras indicaciones que hacen prácticamente imposible su pérdida. De todas maneras existen varios atajos señalizados para acortar parte del camino y que a priori parecen una buena opción, pero que luego a medida que los tomamos veremos que la pendiente se inclina bastante mas a base de ir casi en línea recta.

Valle del Jerte - Garganta de los Infiernos
Valle del Jerte – Garganta de los Infiernos

Finalmente llegaremos a la parte mas alta de la ruta, alrededor de 850m de altitud (Collado de Tierra Blanca), donde al vegetación cambiará y las encinas serán los árboles predominantes. Desde aquí bajaremos en dirección a la Garganta de de los Tres cerros ó Puente nuevo.

Garganta de los Infiernos
Garganta de los Infiernos

Una vez en el Puente Nuevo podemos observar las primeras pozas, que por supuesto están solo disponibles para los mas valientes, ya que en el mes de Otoño el agua baja muy muy fría. Desde aquí hay unos 6 kilómetros hasta el Centro de Interpretación y unos 3 hasta los Pilones de la Garganta de los Infiernos.

Puente Nuevo - Garganta de los Tres Cerros
Puente Nuevo – Garganta de los Tres Cerros

A partir de ahora el camino discurrirá por el margen izquierdo del río prácticamente hasta la zona de los Pilones. Con apenas un par de subidas bastante livianas, es un camino bastante cómodo y personalmente no os recomendaría parar a comer hasta la Garganta de los Infiernos. No queda mucho y el camino en su mayoría será en cuesta abajo.

De camino a la Garganta de los Infiernos
De camino a la Garganta de los Infiernos

Uno de los puntos a tener en cuenta a medio camino es la confluencia de la Garganta de los Tres Cerros con la Garganta del Collado de las Yeguas. Estas al unirse, forman la Garganta de los Infiernos en su parte mas alta, abasteciéndola de agua desde dos puntos diferentes. El problema podemos tenerlo al cruzar el arroyo, dado que no existe ningún tipo de puente y en época de crecidas se hace complicado cruzarlo a no ser que nos quitemos las zapatillas y queramos mojarnos un poco.

Si eres miedoso, no lo dudes… descálzate y en la poza mas grande, justo al final de esta, hay un paso que se puede cruzar sin demasiada dificultad. No obstante tengo el presentimiento que con el deshielo puede haber muchos problemas y mas de uno se dará la vuelta.

Garganta del Collado de las Yeguas
Garganta del Collado de las Yeguas

Como veis en nuestro grupo hubo gente que optó por descalzarse y cruzar a pie… lo malo que si eres un poco bajito es mas que probable que el agua te pueda llegar a la cintura… Los puntos de paso que parecen estrechos, circula tanta corriente que no hay posibilidad de pasarlos descalzos.

Garganta del Collado de las Yeguas
Garganta del Collado de las Yeguas

Y tras 15 kilómetros de bajada llegamos a los Pilones y casi a la civilización. Este punto es muy frecuentado todos los fines de semana, mas aún si lo visitamos en verano que puede ser incluso agobiante. La verdad que si sois de los de pasar un día entero a la orilla del río, para bañarte, comer y echarte una relajada siesta, es ciertamente un paraíso.

Pilones - Garganta de los Infiernos
Pilones – Garganta de los Infiernos

En la garganta se han instalado unos pasamanos de acero para evitar accidentes, teniendo en cuenta que en verano la caída es mucho mayor al llevar el río menos agua. Y justo en esta parte podemos ver las famosas Marmitas del Gigante. Unas pozas circulares casi perfectas que parecen jacuzzis. Las marmitas se formaron gracias a la erosión de las piedras arrastradas por el río y que quedan atrapadas en concavidades en el fondo de este. Su movimiento circular a causa de la corriente crean estas formas tan curiosas.

Pilones - Garganta de los Infiernos
Pilones – Garganta de los Infiernos

Tras disfrutar de las hermosas vistas hicimos un alto en el camino para tomarnos la recompensa. Un gran bocadillo!! Para los mas cómodos, al otro lado del puente existen numerosas mesas donde instalarse. Otra cosa es que estén libres…

Pilones - Garganta de los Infiernos
Pilones – Garganta de los Infiernos

Terminada la visita a los Pilones, nos toca tomar el sendero que termina en el Centro de Interpretación y que además es el utilizado por aquellos que visitan exclusivamente los Pilones. A destacar una cascada que hay tras dejar las pozas al margen izquierdo del río.

Garganta de los Infiernos
Garganta de los Infiernos

Una vez en el Centro de Interpretación vemos los primeros coches y por supuesto los típicos chiringuitos de rió que solo están abiertos en temporada alta. Esta parte del camino se antojará un poco larga y además discurre íntegramente por una carretera asfaltada apta para todo tipo de vehículos. Será un buen momento para desconectar y disfrutar de los árboles frutales que viven en la comarca, especialmente Cerezos, Membrillos y Melocotones. Finalmente tras 1.5km de trayecto llegaremos al punto de partida.

Datos prácticos

¿Cuándo ir?

Depende de lo que escojamos. Si queremos bañarnos, sin duda tenéis que ir entre Julio y Agosto, aunque hay gente que se baña durante los meses de Junio, Septiembre e incluso Octubre, todo dependerá del veranillo de San Miguel.

El resto de meses es mas tranquilo, a tener en cuenta los meses de invierno donde se pueden formar numerosas placas de hielo por el camino.

¿Donde alojarnos?

Nos alojamos en la Comarca de la Vera, famosa por su famoso Pimentón de la Vera y sus bonito paisaje. En este caso fuimos invitados por el portal Tuscasasrurales.com, un portal de búsqueda de casas rurales muy sencillo de utilizar y con una gran amplia variedad de casas rurales. Nuestra elección fue la Finca Valvellidos, en la localidad de Jaraíz de la Vera.

Finca Valvellidos
Finca Valvellidos

Esta casa rural dispone de habitaciones y apartamentos rurales con todo tipo de comodidades. Pero personalmente lo que mas nos gustó fue el entorno, en plena naturaleza y libre del ajetreo de las localidades cercanas.

¿Donde comer?

En la misma Finca Valvellidos hay un restaurante del que no tuvimos tiempo de degustar pero se antojaba con buena pinta. Si deseáis salir fuera, a tan solo 2 kilómetros tenéis Jaraíz de la Vera y una amplia selección de restaurantes y bares.

¿Que llevar?

Es una ruta de 15 kilómetros que puedes hacer muy rápido y todo dependerá de cuantas paradas hagas y el tiempo que dediques para comer. Con un calzado cómodo, no hacen falta unas caras botas, pero si agua potable, protector solar, gafas de sol, una gorra, comida y abrigo si es invierno, sería suficiente. Ahh y no olvidéis el bañador por si acaso…

¿Rutas alternativas?

Si te gusta la Sierra de Gredos te recomendamos que leas estos artículos cercanos al Valle del Jerte:

5 Comments

  1. Me ha encantado trasladarme con tus palabras hasta allí. Las imágenes son preciosas. Siempre he ido en verano y, como dices, es maravilloso aunque un poco agobiante de la cantidad de gente que hay. Creo que me voy a plantear ir en otra época y el otoño me parece ideal.

    1. El otoño es perfecto y en primavera también. De todas maneras infórmate del estado del cauce del río por si acaso.
      Saludos.

  2. Extremeño

    Felicidades por el artículo y la descripción de la ruta, además de las fotografías. Solo una puntualización, el río Jerte es quien da nombre al valle y al pueblo de Jerte, no a la inversa. Un saludo

    1. Gracias por el apunte, lo corregiré.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*