Bujara
Bujara

Uzbekistán. La ruta de la seda, Bujará

| 7 Comentarios

Bujará está enclavada en medio de la ruta de la seda, concretamente en Uzbekistán, entre Khiva y Samarkanda. Bujará o Bukhara es una ciudad que no ha cambiado apenas en los últimos dos siglos. Caminar por sus estrechas calles, hablar y ver a los ancianos presumir de sus medallas de antiguas batallas de la extinguida Unión Soviética o ver las mesas repletas de gente jugando al dominó en las pequeñas plazas, son una de las muchas escenas que puedes encontrar hoy en día en Bujará. Te lo contamos en Viaja por libre.

Ciudad de los muertos

Ciudad de los muertos

Bujará fue una de las ciudades más santas del Asia central y uno de los puntos más importantes de la ruta de la seda, posiblemente porque hubo un tiempo en la que Bujará fue pujante y rica. Hoy en día es fácil acceder a ella por autobús desde Khiva o Samarkanda, ya que está en medio de la ruta más turística del país y en una de las principales carreteras.

Bujará nació en los primeros siglos de nuestra era y no fue hasta el siglo VI cuando se convirtió en la capital de Bukhara. En aquel tiempo empezaron a extenderse las murallas defensivas, pero hasta nuestros días solo han llegado las murallas que se construyeron en el siglo XVI. Durante este periodo se construyó uno de los monumentos más importantes de Uzbekistán, el Minarete de Kalon, con sus imponentes 47m de altura.

Bujara

Bujara

Ya en el siglo XVI Bujará se convirtió en la capital y se construyó una de las mezquitas más grandes del Asia Central y el resto de las madrazas y minaretes que han llegado hasta nuestros días.

Desgraciadamente con la Revolución Bolchevique de octubre de 1917 y con los bombardeos de 1920 Bujará quedo parcialmente destruida. En diciembre de 1922 se formó la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas a la que se “unió” Uzbekistán en 1924, una unión que cambió el país, su gente y parte de su cultura.

Bujara

Bujará

Qué visitar en Bujará

Bujará es un auténtico coloso de templos y monumentos. Todo el casco antiguo está plagado de mezquitas, madrazas, mercados y minaretes. Los viejos coches de la U.R.S.S colapsan las pequeñas avenidas y muy a lo lejos empiezan aparecer signos de capitalismo como bancos, quioscos con prensa amarilla local y los pocos hoteles que hay por el momento en la ciudad. Bujará es una ciudad tranquila, como poco turismo, tan solo el de dos días por los tours de paso, tiempo suficiente para poder ver toda la ciudad y disfrutar del folklore nocturno y de las compras en sus bulliciosos mercados.

Bujara

Bujara

En Bujará hay que perderse, no hay que seguir ninguna ruta, todo esta cerca y posiblemente en una mañana larga se pueda ver casi todo, pero merece la pena para en los mercados, regatear con los mercaderes y disfrutar de la noche en algún espectáculo de baile.

 

Veamos que nos puede deparar Bujará en tu visita a Uzbekistán.

1. Plaza Lyab-i Khauz

Punto de salida a los principales monumentos de Bujará alberga junto a ella algunas de las mejores terrazas de la ciudad parar disfrutar de un buen refresco. En medio de la plaza hay un hermoso estanque. Si buscan un punto bullicioso y animado en Bujará este es el lugar.

Plaza Lyab-i Khauz

Plaza Lyab-i Khauz

2. Minarete de Kalon

Es el minarete más alto de Uzbekistan con 47 metros de altura y 10 metros de cimientos con un colchón de juncos a prueba de terremotos. Su uso principal fue la de avisar a la oración, arrojar a los prisioneros y vigilar la ciudad de posibles invasiones.

Minarete de Kalon

Minarete de Kalon

3.  Madraza/Mezquita de Miri Arab

Junto al minarete de Kalon, estuvo en funcionamiento desde el siglo XVI hasta el siglo XX. Su tejado alberga nada menos que 288 cúpulas por lo que te puedes hacer a la idea que puedes llegar a encontrar dentro del Miri Arab.

Madrasa de Miri Arab

Madraza de Miri Arab

Madraza de Miri Arab

Madraza de Miri Arab

4. Madraza de Nadir Divanbegi

Famosa por las dos grandes aves en su fachada, dos bellos pavos reales de brillantes colores.

Madraza de Nadir Divanbegi

Madraza de Nadir Divanbegi

Madraza de Nadir Divanbegi

Madraza de Nadir Divanbegi

5. Mezquita Bolo-Jaus

La mezquita Bolo-Jaus es famosa en Uzbekistán por sus techos tallados en madera y por sus finas columnas así como por los capiteles de estalagmita.

Mezquita Bolo-Jaus

Mezquita Bolo-Jaus

6. Madraza Chor Minor

Con 4 alminares, la Madraza de Chor Minor fue construida en 1807 con un estilo no muy acorde de Uzbekistán sino de la India.

 

Madraza Chor Minor

Madraza Chor Minor

7. Mezquita de Magoki Attari

Construida en el siglo XII y reconstruida 4 siglos después. Bajo ella se han encontrado restos de un templo Zoloastra del siglo V.

Mezquita Magoki Attari

Mezquita Magoki Attari

8. Mausuleo de Ismail Samani

Fue construido a principios del siglo X. El nombre de la tumba se debe a su fundador, Ismail, y dentro de ella alberga los restos de su familia.

Mausuleo de Ismail Samani

Mausuleo de Ismail Samani

9. Ark

El Ark es la gran ciudadela que salvaguardó la ciudad desde el siglo V hasta 1920, año en el que el ejército rojo bombardeó la ciudad. Hoy en día está prácticamente restaurada y tan solo queda algo más del 20% de lo que fue este gran tesoro.

Lo más destacable de Ark, su puerta de acceso desde luego.

Ciudadela

Ciudadela

Ark

Ark

De compras en Bujará

Desde gorras de pelo de zorro, las típicas que asociamos al frío de la vieja Rusia, ajedrez tallados de madera y de vivos colores, gorras y relojes de la antiguo Unión Soviética. En el caso antiguo de bujará es posible encontrar desde recuerdos actuales y artesanía, hasta viejos recuerdos de la antigua U.R.S.S.

Gorras soviéticas

Gorras soviéticas

En los supermercados de Bujará, no fáciles de encontrar, hay botellas de vodka por un euro o cava de Uzbekistan, algo que los viajeros no pensamos encontrar en un lugar como este.

Uno de los lugares frecuentes de compras son los puestos que hay alrededor de la Plaza Lyab-i Khauz o bajo las cúpulas de la ciudad.

Plaza Lyab-i Khauz

Plaza Lyab-i Khauz

Por último os queríamos recomendar un documental que hemos encontrado en la página de RTVE que habla de Uzbekistán. Un buen resumen de ésta ciudad y de todo el país.

Datos prácticos

¿Cuándo ir?

Se alcanzan con facilidad los 50º en verano, incluso a la sombra. Seguramente un buen periodo para visitar Uzbekistán es entre marzo y junio, pero si no te importa el frío del invierno o el tórrido calor del verano, Uzbekistán está abierta cualquier época del año.

¿Cómo llegar?

Se puede acceder a Bujará en autobús Tashkent, 6 horas y media pasando por Samarkanda, o en avión, una hora y media,  por unos 70$ con Uzbekistan Airways. Otra de las opciones clásicas son los taxis compartidos que puedes tomar en los hoteles, 15$ por persona.

Otra opción es el tren, pero es un medio tan lento que pocos decidirán utilizar.

¿Dónde dormir?

Recomendamos dos hoteles que pudimos ver:

  • Malikjon B&B House, que por 25$ es más que aceptable. A parte sirven comidas y cenas típicas de la zona.
  • Komil B&B, por un poco más y con una decoración más clásica.

Galería de fotos

Enlaces de interés

7 Comentarios

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. ¿Es peligroso este pais?. ¿Es posible comprar objetos de la antigua URSS?.

    • Jaime,

      Uzbekistán es un país muy seguro y acostumbrado al turismo.

      Allí es posible comprar desde réplicas de relojes, gorras, ropa, etc.. hasta artículos de segunda mano originales.

  3. Hola Javier,
    Se puede entrar en las mesquitas?

  4. Hola Javier

    Permíteme que te haga algunas preguntas sobre Bujará:

    1ª ¿Cuándo es el día de mercado?

    2ª ¿Se puede fotografíar dentro de las mezquitas cuando no es hora de rezo?

    3ª ¿Es peligroso recorrer sus calles cuando ya ha anochecido?

    Muchas gracias!
    Juan

  5. Hola Juan,

    El bazar esta abierto todos los días y siempre hay puestos por las plazas. De cara a fotografías dentro de las mezquitas, sin problema, pero cuando hay rezo es posible que te digan algo.

    De cara a caminar por la noche, sin problema, es una ciudad MUY SEGURA y bastante tranquila.

    Buen viaje!

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.


*