Ruinas de PompeyaRuinas de Pompeya

Quien no ha escuchado alguna vez la historia de las ruinas de Pompeya y su triste fin tras la erupción del Volcán Vesubio. Cientos de libros y películas narran los últimos días de esta metrópoli romana, cuya catástrofe aún no ha calmado las ansias del ser humano en construir en las faldas del gigante italiano. Nápoles es uno de esos ejemplos y sus habitantes no parecen obviar el posible peligro.

Volcán Vesubio
Volcán Vesubio

Ruinas de Pompeya. Catástrofe bajo el volcán Vesubio

La historia que puede repetirse

Corría el año 79 de nuestra era, cuando el volcán mas violento de Europa entró en erupción arrasando Pompeya y el resto de ciudades que tenía a su alrededor. Localidades como Herculano, Oplontis y Stabia, no tardaron en desaparecer bajo un grueso manto de cenizas, aunque la mayoría de sus habitantes murieron a causa de gases tóxicos o directamente por alguna de las piedras que lanzó el Vesubio.

Esta catástrofe sólo tuvo una cosa buena y es que gracias a la ceniza depositada sobre las ciudades, estas se conservaran de una manera impoluta hasta nuestros días. De esto quizás la imagen que rápidamente nos viene a la mente es la de los cuerpos humanos en perfecto estado, aunque esto no es realmente cierto. Estos cuerpos son realmente de yeso y fueron creados al depositar este material sobre los huecos que dejaron los cadáveres bajo la ceniza.

Hoy en día viven mas de 1 millón de personas bajo las faldas del volcán, construyendo en algunas ocasiones en los mismos campos de lava. El Vesubio es un volcán activo y su última erupción data de los años 40, en plena segunda guerra mundial. Fue aquí donde se cobró las que posiblemente fueron sus últimas victimas, ya que un escuadrón aéreo del ejercito americano cayó a causa de las cenizas.

Las ruinas de Pompeya

Lo primero que me chocó tras llegar a las ruinas de Pompeya fue su tamaño. Son realmente grandes y es difícil llegar a verlas en tan sólo 1 día. Todo depende de tus ansias de historia y las piernas que uno tenga.

En su máximo esplendor,  esta antigua ciudad romana tenía alrededor de 15000 habitantes, siendo un importante puerto marítimo para el comercio con Roma.  Actualmente es considerada como el conjunto monumental más visitado de Italia. Esto dice mucho de la importancia del lugar y sin duda es un sitio mágico.

Ruinas de Pompeya
Ruinas de Pompeya

A Nápoles generalmente llegan varios cruceros cada día con miles de turistas a bordo. A estos opcionalmente se les ofrece la visita a Pompeya ó al Vesubio, dado que atracan por un tiempo limitado. Como era de suponer la mayoría elige Pompeya, pero tan deprisa que apenas les da a tiempo a verla.

Mapa de Pompeya
Mapa de Pompeya

Que significa todo esto… pues que la mejor hora para visitarla es después de comer, justo cuando estos voraces turistas regresan a su confortable barco. Si no tenemos más tiempo hay un truco para poder evitarlos y es comenzar la visita entrando por la Puerta Stabia (Porta Stabia).

Visitar las ruinas de Pompeya en un día

Pompeya cuesta aproximadamente 13€ y la entrada es válida para sólo un día. Existe una alternativa llamada Pompeya Pass (Pompei Pass) que dura 72h y permite la visita a otros monumentos, pero únicamente una vez, incluido Pompeya, por tanto si se desea entrar 2 veces hay que pagar de nuevo. La Pompeya Pass cuesta aproximadamente 22€ e incluye :

  • Museo nacional de arqueología
  • Flavian (Anfiteatro)
  • Cumae, Cueva del Sibyl
  • Pompeya
  • Oplontis, Villa Poppea
  • Boscoreale
  • Phlegraean . Museo arqueológico
  • Temple of Serapis / Macellum
  • Rione Terra, Pozzuoli (Chequear si está cerrado)
  • Herculaneum (Herculano)
  • Stabiae
  • Parque arqueológico de Baia

Nosotros decidimos entrar por Puerta Stabia, principalmente porque nos alojábamos en Pompei (Pompeya), pero a la larga nos vino bien empezar por aquí para evitar el gentío de las mañanas. Una vez dentro lo primero que vemos es el colosal anfiteatro con capacidad para 20.000 personas y en un lateral la Necropolis, con un montón de tumbas y panteones a ambos lados.

Anfiteatro de Pompeya
Anfiteatro de Pompeya

Desde aquí tomamos dirección norte porque no había otra manera de continuar y comenzamos a perdernos por las empedradas calles de la ciudad. Llegamos hasta el final de la calle, donde se cruza con la Vía dell’Abbondanza, una de las calles principales con numerosas casas que podíamos visitar.

Necropolis de Pompeya
Necropolis de Pompeya

Aun así vimos muchas cerradas, principalmente por la dejadez en su conservación. Durante los últimos años multitud de paredes se han venido abajo y a comenzado a correr el rumor sobre el poco presupuesto que se destina a Pompeya, una pena.

Ruinas de Pompeya
Ruinas de Pompeya

Desde aquí y con el mapa en mano, nos dirigimos al cruce con la Vía Stabiana, pasando por una serie de casas realmente interesantes como la Casa del Citarista o la de Menandro, todas ellas a mitad de camino. Hay tantas que en algunas ocasiones te saltas alguna, principalmente porque son parecidas o algunas carecen de pinturas o mosaicos.

Tras llegar al teatro grande, hicimos nuestro primer alto para revisar el mapa de la ciudad y planificar cual sería la siguiente parada. Lo curioso es que cerca de aquí había muchas cosas que ver, como otro teatro, esta vez más pequeño y una plaza rodeada de un pórtico con columnas muy bonito.

Teatro de Pompeya
Teatro de Pompeya

Aquí nos dimos cuenta que nos habíamos saltado las Termas de Stabiane, teniendo que subir la calle que anteriormente habíamos bajado.

Termas de Stabiane
Termas de Stabiane

Habían pasado ya dos horas desde nuestra entrada y casi era la hora de comer. Como a esta hora más o menos los turistas de crucero regresan al hotel flotante, tomamos la Vía dell’Abbondanza hasta el Foro, el centro neurálgico de las ruinas de Pompeya.

Zona del Foro de Pompeya
Zona del Foro de Pompeya

Nada más llegar  lo que más nos choca es la vista del Vesubio, realmente impresionante. Desde aquí tuvo que verse de manera terrorífica su erupción. A parte de esto, los edificios que rodean el Foro son realmente espectaculares y muchos de ellos están en impecable estado como la Basílica de Pompeya, lugar donde se hacía cumplir la ley. Detrás está el templo de Apolo,  nuestra fotografía de portada.

Basílica de Pompeya
Basílica de Pompeya

Cruzamos todo el foro, siempre con la imagen del vesubio al fondo. En sus laterales se guardan numeroso cuerpos humanos en yeso, creados por un arqueólogo italiano y que la han hecho mundialmente conocida.

Cuerpos de Yeso - Pompeya
Cuerpos de Yeso – Pompeya

Desde aquí nos dirigimos al restaurante situado al lado de las Termas del Foro. Los precios no son muy abusivos pero tampoco baratos, aunque una ración de pizza siempre te la puedes permitir. Casualmente el lugar estaba vacío, raro porque dentro de Pompeya sólo hay un restaurante.

Zona del Foro de Pompeya
Zona del Foro de Pompeya

Tras el almuerzo continuamos nuestra visita hasta la Casa del Fauno en la Vía de la Fortuna. Este lugar es de los más interesantes que vimos y esconde una de las joyas más reconocidas de las ruinas de Pompeya, la figura del Fauno y el Mosaico de Alejandro. Ambas piezas no son originales y están expuestas en el Museo Arqueológico de Nápoles.

Casa del Fauno - Pompeya
Casa del Fauno – Pompeya

El mosaico es una verdadera joya y la imagen de Alejandro Magno a lomos de su caballo a dado la vuelta al mundo.

Mosaico de Alejandro - Pompeya
Mosaico de Alejandro – Pompeya

Desde aquí nos pusimos a caminar hasta alcanzar la Casa della Fontana Piccola y la Casa di Pansa. Uno de los primeros lugares que los visitantes se paran a observar si entran por la Puerta de Ercolano.

Calles de Pompeya
Calles de Pompeya

Tras llegar a la puerta de Ercolano me vino a la mente un consejo de un amigo. No te pierdas el burdel de Pompeya y los frescos de sus paredes. Tome el mapa y vi que estaba bastante lejos de nuestra posición así que fuimos primero a la Villa di Diomede pasada la puerta y luego nos dimos la vuelta para dirigirnos al Lupanare o Burdel.

Lupanare o burdel de Pompeya
Lupanare o burdel de Pompeya

Una vez en la casa de citas observamos en sus paredes diferentes posturas sexuales y eso que aún no había llegado el kamasutra a estos lugares. Estas imágenes eran usadas a modo de catalogo  por los dueños para recomendar a sus clientes diferentes posturas o directamente ellos elegir en función de la imagen. Todo un detalle!!

Con esto finalizamos nuestra visita a las ruinas de Pompeya. 1 día entero que a muchos se les quedará corto, más aún si contratan un guía, opción aconsejada si queréis ver detalles ocultos de la ciudad.

 

Más sobre el país transalpino en nuestra sección de Italia

Datos prácticos – Consejos para visitar las Ruinas de Pompeya

¿Cuándo ir?

Italia es uno de los países con mayor afluencia de turistas, por tanto lo ideal es procurar no visitarlo en temporada alta (Julio y Agosto) y semana santa. Nosotros lo visitamos en el mes de Enero, que a pesar de ser un mes propicio en lluvias, nos hizo muy buen tiempo.

Horario de visita a Pompeya

El horario de Abril a Octubre es de 09:00 a 18:00, cerrando el resto de meses a las 19:30, cerrando a las 15:30 el resto del año. Lo ideal es visitarlo a la tarde o entrar por la Puerta de Stabia situada en la Plaza del Anfiteatro.

¿Como ir a las Ruinas de Pompeya?

Esta muy cerca de la ciudad de Nápoles, a unos pocos kilómetros al sur, tomando la autovía hacia Pompeya. También es posible llegar en tren mediante las líneas Napoli-Sorrento, Napoli-Poggiomarino, Napoli-Torre Annunziata bajándonos en la estación de Pompei.

¿Donde dormir?

Nosotros nos alojamos en Pompeya, buscando un sitio tranquilo y cercano a las ruinas. El lugar se llama B&B Eco Pompei. (Via Sacra 29, Pompei) y la verdad que os lo recomiendo. Parking gratis, Internet, desayuno incluido y habitaciones modernas como en los mejores hoteles a precio de Bed & Breakfast.

¿Cuanto cuesta visitar las ruinas de Pompeya? Precios 2015

La entrada cuesta 13€. La combinada cuesta 22 con el derecho de acceso a varios lugares : Pompei, Ercolano, Boscoreale, Oplontis y Stabiae entre otros, siendo válida para 3 días.

 Contratar excursión a Nápoles y Pompeya

Recomendaciones

Ojo con el verano

En verano hace mucho calor y a medio día es muy difícil encontrar una sombra. Además se hace imprescindible recorrerlo con calzado cómodo, nada de chanclas o zapatos de tacón.

Seguro por lo que te pueda pasar

Viajar no te exime de tener problemas, pero si a última hora decides cancelar tu viaje te recomendamos contratar un seguro de cancelación. Nunca se sabe lo que puede pasar a última hora.

Lugares recomendados por los alrededores

8 Comments

  1. Que lugar mas fantástico.

  2. Estupendo relato que me ha hecho recordar la visita que tuvimos la oportunidad de hacer y que también se mereció un post. Sin duda, uno de los mejores recintos arqueológicos del mundo entero. Saludetes!

  3. Hola Miguel,
    Me ha encantado la narración de la visita a Pompeya, también he leído la del Vesubio, Costa amalfitana, y por lo que se desprende de ambas, es mejor ir a primera hora al Vesubio y luego a Pompeya para evitar a los cruceristas, en la medida de lo posible. Voy a finales de octubre por trabajo y quiero aprovechar un fin de semana por allí a ver qué me da tiempo a ver!
    Crees que en un día podría ver el Vesubio y Pompeya (supongo que ver también Herculano será demasiado) y el domingo la Costa amalfitana?
    Gracias

    1. Hola Ana,
      Si madrugas y estás cuando abren el Vesubio, Pompeya te da tiempo a visitarla y siempre que cierren a lad 18:00. Eso di, lo tendras que ver un poco deprisa porque son enormes. Y con Herculano seguro que no…
      Sobre la costa amalfitana tendrías igualmente que madrugar e ir con coche alquilado. De esta manera podras ver muchas cosas pero todo es imposible.
      Saludos.

  4. EsBaratoViajar

    Muy buen post, esta muy trabajado, y las fotos son muy buenas. A nosotros nos encanto Pompeya cuando fuimos

  5. Ivan Jimenez Bailon

    Una pregunta.

    Donde se puede comprar el Pompeya Pass?

    Gracias de antemano

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*