Bardenas realesBardenas reales

El desierto de las Bardenas Reales. Más de uno se preguntará que hace un paraje semidesértico en el norte de España y concretamente en la comunidad foral Navarra. Las Bardenas Reales, situadas al sureste de Navarra, son una sucesión de paisajes marcados por la erosión causados por las precipitaciones y el viento característico y propio del lugar, el cierzo, ya que sopla en dirección noroeste-nornoroeste con velocidades constantes que van desde los 20 a los 30km/h. A parte, con la inestimable ayuda del hombre, somos lo que somos, y la escasa vegetación hacen de este lugar uno de los lugares más espectaculares del norte de España.

Bardenas reales
Bardenas reales

Las Bardenas reales

Nos situamos en Noviembre, un mes donde las lluvias acechan ocasionalmente a un lugar tan “hostil” como éste. Cuando llueve y éstas de viaje normalmente todos pensamos, ¡ vaya faena!, pero ir a las Bardenas cuando el día anterior llovió sin parar, al menos en nuestro caso, es una muestra de suerte ya que los paisajes se presentan más relucientes y la tierra al estar húmeda tiene tonalidades diferentes que ayudan a la fotografía. Además el calor, ese calor tan asfixiante que se puede dar en este lugar, no olvidemos que aquí los 35º en verano se superan tranquilamente, desaparece, por lo que se convierte en el día perfecto para visitar las Bardenas Reales.

Cerca de la entrada a Bardenas reales
Cerca de la entrada a Bardenas reales
Bardenas reales
Bardenas reales

Para algunos el suelo mojado y en ocasiones lleno de barro puede hacer que la aventura de visitar las Bardenas se convierta en una auténtica pesadilla, pero ojo, si no llevas un 4×4 no pasa nada. Las carreteras son de tierra, o de barro en algunos casos (solo si ha llovido), pero como me decían en la escuela, Javier no vayas tan deprisa, ve más despacio y poco a poco, y verás que las cosas te saldrán mejor. Si haces caso a este buen consejo transitar por estas carreteras no será más difícil que sortear un atasco en Madrid o en Barcelona.

Bardenas reales
Bardenas reales
Torrente en las Bardenas reales
Torrente en las Bardenas reales

Después de un buen desayuno en Tudela tomamos la N134 en dirección Arguedas, la localidad donde se encuentra la principal entrada a las Bardenas Reales. Una vez en Arguedas tomamos una carretera asfaltada a la derecha donde pocos kilómetros después llegamos a la oficina del parque. Allí mismo cogimos algún folleto y nos informamos del estado de las carreteras. Con los deberes hechos seguimos por la misma carretera hasta que cambió el asfalto por la tierra y los escasos coches que circulaban disminuyeron drásticamente la velocidad por el estado de la carretera. Pocos 4×4 habían entre ellos, pero los que habían claramente circulaban más ágiles y por tanto, no iban en fila india como el resto.

Chimenea de las hadas
Chimenea de las hadas

Poco después de pisar tierra giramos a la izquierda en dirección al Castil de Tierra o Chimenea de las hadas, el paraje más famoso de las Bardenas Reales. El Castil de Tierra es una pequeña colina con forma de chimenea muy similar a las que hay en Capadocia, Turquía o en Bryce Canyon, en los Estados Unidos. El Castil está junto a una caseta y un arroyo que se convierte en un gran torrente cuando llueve, por lo que este sitio es un emplazamiento ideal para darte cuenta del porqué las formas son tan curiosas en este lugar.

Caminos de barro
Caminos de barro

Seguimos por la misma carretera haciendo una ruta circular sorteando un montón de charcos y pasando por algún que otro pequeño embalse, algo raro para la vista, pero más que agradable en un lugar como éste. A parte de las sucesiones de pequeñas colinas de formas extrañas, pequeños barrancos y cauces de ríos secos, en las Bardenas Reales es posible encontrar casas abandonadas y ganado pastando por el lugar.

Casas abandonadas
Casas abandonadas

Pasadas 2 o 3 horas circulando por este peculiar desierto sin apenas ver coches decidimos regresar a Sos del Rey Católico, uno de los pueblos más hermosos de la zona, pero esto es otro viaje y es otra historia. Javier Blanquer.

Otras paisajes similares en España

Datos prácticos

¿Cuándo ir a las Bardenas Reales?

La mejor época del año para visitar las Bardenas Reales comienza desde Octubre hasta Junio, evitando los meses más calurosos. Al ser un desierto carece árboles y de lugares donde una pequeña sombra nos evite torrarnos al sol, por lo que si se te ocurre ir en bici o andando, suerte, acabarás como un huevo frito.

Por cierto, abre todos los días, de 9:00 a 14:00 y de 15:00 a 17:00.

¿Cómo llegar?

La principal entrada parte desde Arguedas en la N134, no muy lejos de Tudela, pero hay alguna que otra entrada sobre todo para poder practicar bicicleta de momtaña.

¿Qué llevar?

Los recorridos en coche suelen ser de unas 2 o 3 horas, por lo que asegúrate de llevar el deposito de gasolina lleno, agua y algún aperitivo, ya que no hay tiendas durante el trayecto.

¿Dónde dormir?

Prefiero no aconsejar un lugar para dormir por aquí, ya que existen infinidad de hoteles y casas rurales por la zona de todos los gustos y colores posibles. De todas formas aquí va una selección de hoteles de Booking junto al parque natural.

7 Comments

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Chicos, no dejais de sorprenderme, hasta 4×4..

  3. Gracias una vez mas por ser nuestros ojos!!

  4. Nosotros hemos estado hace poco por allí, coincidiendo con el puente que teníamos a primeros de mayo y la verdad es que nos encantó el sitio, sobretodo para volver con la bici.

  5. Nosotros estuvimos la semana pasada, hay varios miradores pero el mejor es uno que hay antes del Castil de Tierra dónde subes por unas escaleras o lo que queda de ellas a lo alto de una de las montañas, se ven unas vistas espectaculares de toda las Bardenas.

  6. Pingback: Ruta por las Bardenas Reales

  7. Pingback: Barrancas de Burujón, una escapada singular a Toledo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*