MaspalomasMaspalomas

Puede parecerte que las dunas de Maspalomas es una de esas largas playas repletas de turistas, que lo es, pero nadie podrá rebatirte que los amaneceres y el diminuto desierto que la escolta es capaz de borrar de tu mente cualquier signo de masificación. Un simple paseo, un momento como el que os vamos a contar de esta zona de Gran Canaria, es lo más parecido a caminar solo por el desierto del Sahara.

Un paseo por Maspalomas entre imágenes

La primera vez que vimos Maspalomas teníamos a penas seis años. Los recuerdos que vagaban en nuestras mentes sobre Maspalomas era grandes “montañas” de arena capaces de tragarse a cualquier persona. Lejos de la realidad así son, y pasados más de 30 años de aquel suceso es cuando vemos que Maspalomas es un monumento que ha creado la naturaleza y que el hombre, bajo su yugo y capricho, ha sabido encerrar en un espacio protegido junto a inmensos hoteles.

MaspalomasMaspalomas

Maspalomas
Maspalomas

Los hoteles hacen de muralla o frontera con este espacio natural, y aunque sea una de las zonas con mayor afluencia turística de Gran Canaria, es fácil sentirse solo y abrigado por la inmensidad de las dunas de Maspalomas.

Un amanecer único

El primer día que estuvimos en Gran Canaria nos levantamos justamente cuando el sol estaba haciendo apto de presencia. La idea era correr por la playa, pero cuando ves ese color dorado fundiéndose con el mar y las dunas de Maspalomas lo primero que te viene a la cabeza es, ¡pilla la cámara!.

Con las zapatillas de correr y con la cámara a cuestas partimos desde el Hotel Palm Beach, en el extremo oeste de las dunas. Caminamos por la playa, prácticamente vacía, con menos turistas de los que puedas contar con una mano. La sensación era algo inaudita, ya estábamos en una de las playas más impresionantes de la isla “solos”. Quizá no sea Menorca, pero Menorca no tiene playas así.

Maspalomas
Maspalomas
Maspalomas
Maspalomas

Escenas como las dos anteriores se viven al amanecer. Son escenas que te cautivan y que hacen que te enamores de un lugar como este. Si nos enamoró un pueblo del interior de Gran Canaria como Tejeda, Maspalomas nos gano como playa y como espacio natural.

La charca de Maspalomas

Pero Maspalomas no solo son dunas y una larga playa. En el extremo oeste, casi pasando desapercibida, está la Charca de Maspalomas. Como ocurrió con la playa y las dunas al amanecer, la charca estaba en su máxima plenitud de vida. Es el momento cuando las aves no se sienten acorraladas e invadidas por el ruido o las miradas del hombre.

La charca de Maspalomas
La charca de Maspalomas
La charca de Maspalomas
La charca de Maspalomas

No se si te pasa lo mismo que a nosotros, pero al ver estas imágenes a través del visor de nuestra cámara pensábamos, ¿esto es el Maspalomas turístico?.

Datos prácticos

Antes de partir a Gran Canaria

Hoteles recomendados en Gran Canaria

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*