Glaciar
Glaciar

Francia. Travesía por el Mar de Glace

| 3 Comentarios

Francia. Travesía por el Mar de Glace. Después de intentar subir al Mont Blanc y decirnos, anda majetes hoy no es un buen día,  decidimos ir al Mar de Glace, un espectacular glaciar en las ladera norte de esta imponente montaña, en los Alpes franceses. Este glaciar, el más grande de Francia, tiene nada menos que 200m de profundidad por 7km de largo. Como curiosidad es un glaciar que se mueve más de lo normal, un centímetro a la hora y unos 120m al año. En este glaciar es muy común ir saltando o esquivando multitud de seracs, grandes bloques de hielo fragmentados. Es un espectáculo tanto para los que lo atraviesan como a los que vienen a tomarse un buen café en uno de los restaurantes con mejores vistas de todo Francia.

Mar de Glace
image-6988

Mar de Glace

Datos básicos

Actividad: Senderismo/Trekking
Coordenadas: 45° 54′ 58″ N, 6° 56′ 14″E
Dificultad: Media
Distancia: 10,5 km
Duración aproximada: 4h 30min
Ascenso total : 300m
Descenso total : 350m
Altitud máxima: 1.750

Track / GPS

Descargar

Dejando de lado por el momento el Mar de Glace vamos una contar una breve historia de nuestro episodio en el Mont Blanc dos días atrás.

A veces la suerte a un montañero no le acompaña, pero tambien es esa suerte la que hace que siga subiendo y escalando montañas. Esto es lo que nos paso en los Alpes, concretamente en el Mont Blanc. La previsión del tiempo era regular y la verdad, antes de subir ya nos alertaron que la cima estaba muy complicada. En la propia estación de tren nos indicaron que habían cancelado todas las subidas, pero bueno, por probar e ir al primer refugio no perdíamos nada, pensamos. Y la verdad, llegamos. Nuestra intención era dormir en tienda, a varios grados bajo cero por la noche, no porque fuéramos unos machotes si no por que el refugio supuestamente estaba lleno. Al llegar al refugio nos encontramos la grata sorpresa de ver que se habían cancelado más del 90% de las reservas, por lo que dormir calentito era la opción, pero cuando pasan estas cosas, cuando el río suena, algo lleva. Después de cenar en el refugio fuímos a preguntarle al dueño por la previsión meteorológica, ya que la situación era extraña y todos los que estábamos allí dudábamos del día de mañana. Su respuesta, escueta, clara y concisa fue, ¿estais locos?, algo que debatimos como buenos machotes por que dudábamos de su palabra, ya que seguíamos pensando en subir. Comentarios del tipo, eso es para turistas, para los japoneses que suben en “chanclas”… ¡insensatos!. Pero después de darle vueltas volvimos a preguntarle, y esta vez nos respondió. Si fuerais rusos podría entenderlo, están locos, pero españoles?…. Nos convenció, total, hacía dos días que hubo otro imprudente que la palmó. Es por estas cosas por las que un montañero prudente y que no se confía sigue ascendiendo montañas, la montaña siempre estará allí,  solo espera el mejor momento para poder descubrirla.

Primer refugio Mont Blanc
image-6989

Primer refugio Mont Blanc

Volviendo al Mar de Glace, salimos a primera hora desde Chamonix para tomar el primer tren cremallera hacia el glaciar del Mar de Glace. En la ida el tren estaba prácticamente vacío, salvo algún que otro montañero o turista madrugador. A la vuelta en cambio, hasta arriba, eso si, de la gente que había subido al espectacular mirador o al restaurante.

Una vez que te deja el tren cremallera en el mirador ya se vislumbra gran parte del recorrido del glaciar, la escalera y la vía ferrata que hay que tomar para poder bajar hacia él.

Escalera
image-6990

Escalera

Escalera
image-6991

Escalera

Vía ferrata
image-6992

Vía ferrata

Bajar por la escalera puede dar mucho vértigo si nos vas bien asegurado, pero sobre todo porque un mínimo resbalón te conduce directamente al servicio funerario. Asegúrate, aunque veas a gente que no lo hace, si te llegas a caer te aseguro que no lo cuentas. ¿Has visto las fotos?…

Una vez abajo toca saltar entre las grietas, dejar atrás las rocas y la tierra para dar paso al hielo glaciar. Allí mismo nos pusimos los crampones y tomamos rumbo hacia el nacimiento del glaciar.

Saltando sobre el Mar de Glace
image-6993

Saltando sobre el Mar de Glace

Mar de Glace
image-6994

Mar de Glace

Poco después de ponernos los crampones vimos a un “aprendiz” de loco, con vaqueros, zapatillas y su cámara de fotos. Carne de cañón de un serac o un buen resbalón. Las debió pasar canutas para subir por la escalera sin arnés ni seguridad… ya que le perdimos de vista poco después.

A medida que avanzas dejas a tu izquierda algún grupo que está practicando escalada en hielo, muy cerca de la escalera, y al fondo comienza a verse el Refugio dEnvers des Aiguilles a la derecha. Todo el camino es una sucesión de cambios de relieve donde se originan pequeños cañones helados y torrentes de agua que en muchas ocasiones hay que saltarlos o rodearlos. Muchos de ellos forman cascadas e incluso cuevas o formaciones espectaculares de un azul intenso y único de los glaciares.

Mar de Glace
image-6995

Mar de Glace

La ruta es circular y aunque se necesite cierto material, si no se tiene se puede alquilar, eso si, baja solo si tienes experiencia. El Mar de Glace es una pequeña aventura, turística como la que más, pero con accidentes todos los años por no llevar el material necesario o simplemente por no asegurase y bajar la vía ferrata más rápido de lo normal. Sé tortuga que vivirás, se gacela y vivirás poco…

Mar de Glace
image-6996

Mar de Glace

Este año volvemos al Mont Blanc. Esta vez esperamos que el tiempo nos acompañe, por lo que será otro viaje y otra historia. Javier Blanquer.

Datos prácticos

¿Cuando ir?

Verano es la mejor época. Buenas temperaturas y buen tiempo. Que te pille un temporal en medio del glaciar puede ser peligroso si andas lejos de su entrada, cerca del mirador. De todas formas en Chamonix hay una oficina de información meteorológica donde te informan del estado en todas las rutas de la zona.

¿Cómo llegar?

Tomar el tren cremallera al otro lado del río en Montenvers. Este mismo tren te deja en la entrada al glaciar.

¿Que llevar?

De cara al material a llevar en verano  recomendamos:

  • Crampones.
  • Casco.
  • Cuerda.
  • Arnés.
  • Botas de invierno.
  • Ropa de invierno.
  • Polainas.
  • Piolet.
  • Gorro y dos pares de guantes.
  • Gafas de sol.
  • Un bocata de chorizo o jamón.

¿Donde dormir?

En la Rue Joseph Vallot, si giras a la izquierda desde Michel Croz, hay varios hoteles con “buenos” precios. Todo lo que sea fuera de la avenida principal, de las tiendas y lejos del centro siempre será mucho más barato. Otra buena opción, son los campings de alrededor.

  • Cretes Blanches. Tiene habitaciones para 4, por lo que si vais en grupo, algo te ahorras.

Autor: Javier Blanquer

Viajero, fotógrafo y aventurero incansable pero no de profesión. Hace años que perdí la cuenta de los países que he visitado, pero aún me queda muchas experiencias por sentir y cumbres donde poner mis botas. Sígueme en Twitter y Google+.

3 Comentarios

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Pingback: Francia. Travesía por el Mar de Glace

  3. Pingback: Anónimo

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.


*